Antes de consumir más agua potable, hay algo que deberías saber

El agua es el sustento que necesitan todos los seres vivos para subsistir, sin ella nada ni nadie podría hacerlo. Justamente por esa razón es necesario admitir que no siempre actuamos correctamente. Esto es lo que deberías saber.

Nuestro cuerpo se compone sobre todo por agua, algo así como en un 70% en promedio. La proporción exacta depende, sin embargo, de un conjunto de factores variables como el peso y la altura de cada organismo, pero en cualquier caso el agua es un elemento fundamental para la vida. Ahora bien, en general no existe un conocimiento cabal del daño que un uso impropio del agua puede causar.

(Foto: Canva)

Designarla como fuente o partícula de vida, tal como se la representa en esta foto, no basta para resaltar la importancia del agua. Básicamente es el elemento a partir del cual surgió la totalidad de los seres vivos, se halla presente también en los ecosistemas terrestres, y ningún organismo podría subsistir sin ella. Asimismo, como sabemos, los expertos han establecido que ¡nuestros antepasados más remotos surgieron en un medio acuático!

Entonces, si su importancia es tan grande, ¿por qué son tan comunes los errores respecto de su uso en la actualidad? Suele ocurrir que ni siquiera nos damos cuenta del perjuicio ocasionado a la Madre Naturaleza.

Por todo ello, te presentamos en esta ocasión una lista con todo lo que necesitas saber.

¡He aquí todo lo que debes saber sobre el agua!

Es alarmante el hecho de que seamos conscientes del papel imprescindible del agua pero al mismo tiempo nos olvidemos de que se trata de un recurso limitado. A pesar de ser un elemento que se encuentra en todos los ambientes y seres vivos, como ya señalamos, si mantenemos nuestros hábitos inadecuados terminaremos agotándolo completamente. Como consecuencia, los seres humanos estaríamos totalmente perdidos. Es en este sentido que queremos mostrarte un conjunto de consejos para preservar este valiosísimo recurso y, además, ¡para ahorrar un poco en tu boleta!

(Foto: Canva)

En primer lugar, lo que nos muestra la foto ya dice bastante: usar lo menos posible las fuentes que suministran agua, a saber, grifos, duchas, bombas, entre otras, constituye el primer paso para evitar el derroche y ahorrar dinero. Entonces, ¿cómo aplicar este principio? Por ejemplo, a la hora de cepillarte los dientes, lo mejor es hacerlo con el grifo cerrado, abriéndolo sólo cuando sea necesario.

Algo similar sucede al lavar los platos. ¿Sabías que puedes ahorrar hasta 6 litros por minuto? Este ahorro es mayor si instalas un aireador en la grifería. Su utilidad es superlativa puesto que mantiene la potencia del chorro al mismo tiempo que permite desperdiciar menos agua.

Por otra parte, la reducción de los tiempos de las duchas que tomas y la reparación de algunas fugas son modos bien prácticos y ventajosos de cuidar el agua. Pero esto no es todo, pues hay muchas otras formas de hacerlo, por ejemplo, ¡reutilizando el agua sucia del acuario! Así es, con ella puedes regar tus plantas, que crecerán con mayor vitalidad debido a los efectos fertilizantes de sus componentes presentes.

Existe asimismo una opción en principio más costosa pero que con el tiempo resulta bastante ventajosa: cambiar los electrodomésticos viejos por aquellos con la solución Energy Star, una verdadera revolución en lo que al ahorro se refiere. ¡Hablamos de casi un 50%!

Por último, un gesto elemental y hasta obvio es revisar el medidor. ¿Ya lo hiciste, o te olvidaste? ¡Con estos sencillos trucos verás pronto los resultados: un buen ahorro y un corazón revigorizado para emprender la lucha por el ambiente!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here