Convierte el pan duro en el mejor pastel de pan que hayas probado

Probablemente no te hayas imaginado que el pan duro -que por lo general arrojas a la basura- puede convertirse en un delicioso pastel de pan. Pero sí, es posible. En vez de tirarlo, intenta reutilizarlo, existen muchas recetas para sorprender gratamente a tu familia.

Es increíble la cantidad de pan que se tira todos los días, tanto en los hogares particulares como en las panaderías. Es ciertamente un gran desperdicio de comida y energía, puesto que no se trata solamente del producto en sí sino también de toda la cadena productiva.

Foto de Freepik

El desperdicio de alimentos, de hecho, no se vincula meramente con la gestión de los residuos húmedos. Desde luego que los contenedores se llenan y no se separan adecuadamente, pero desechar alimentos en sí implica poner en marcha toda la cadena productiva para nada.

De allí se desprende la importancia de reutilizar nuestros sobrantes de comida. Por otra parte, si tenemos en cuenta el problema de la malnutrición que afecta a la mitad de la población mundial, los desechos de comida deberían realmente reducirse considerablemente.

Es por ello que en nuestra sección de cocina te queremos ayudar a colaborar con un cambio fundamental en el manejo de los sobrantes. Es un paso más para hacer que el planeta y nosotros mismos mejoremos considerablemente, y dejemos de contaminar incluso a la hora de cocinar.

Así se prepara el delicioso pastel de pan

El pan viejo puede ser reciclado de diversas y sencillas maneras. Una de ellas, la que te presentamos en esta oportunidad: el pastel de pan y queso. Se trata de un postre realmente sabroso y de sabor único.

Foto Pixabay / Saritalarson

Ingredientes:

  • 10 rebanadas de pan viejo
  • 250 g de queso gruyere o edammer
  • 600 ml de leche
  • 2 huevos
  • Nuez moscada, sal y pimienta a gusto

Preparación:

  1. Acondicionar una bandeja para horno con papel pergamino
  2. Cortar el queso en 10 rebanadas y formar capas como si fuera una lasaña. Primero una rebanada de pan, luego otra de queso, y así sucesivamente hasta agotar los ingredientes.
  3. Batir los huevos en un bowl y añadir la leche. Luego condimentar con la sal, la pimienta y la nuez moscada
  4. Volcar la mezcla completa sobre el pan y el queso
  5. Hornear el pastel durante 30 minutos en un horno a 180º. El pastel estará listo cuando la parte superior se vea dorada y haya formado una ligera corteza.

Sacar del horno y dejar enfriar. ¡Luego solo hay que servir y disfrutar!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here