Aprovecha los descartes de esta verdura para cocinar una lasaña increíble

¿Lasaña blanca hecha con sobras de verdura? Seguro no se te había ocurrido nunca. Hoy te mostramos una receta realmente sabrosa que te dejará sorprendido por su particular sabor.

A pesar de no ser algo que todo el mundo sepa, las hojas que arrojamos a la basura, las cáscaras que mondamos, los residuos vegetales en general, son un excelente recurso para realizar deliciosas recetas. Sólo hace falta un poco de imaginación para recuperar esas sobras.

receta
(Foto de Freepik)

Frecuentemente, aquellas partes de un ingrediente que tomamos por irrelevantes son destinadas a las preparaciones menos importantes. Pero pueden perfectamente ser protagonistas de grandes comidas.

Por ejemplo, ¿conocías la tarta de queso hecha con galletas desmenuzadas? ¿o las riquísimas hamburguesas gourmet elaboradas con restos tomados del extractor? En la sección “Zero Waste” hemos hablado de estas recetas con anterioridad.

En esta oportunidad queremos presentarte una maravillosa lasaña blanca que te dejará sorprendido por su sabor. Uno de sus ingredientes es un sobrante que siempre arrojamos a los residuos húmedos, debido a la falta de información al respecto.

Lasaña blanca con hojas de descarte

¿Sabías que las hojas duras y leñosas de las alcachofas que solemos descartar pueden convertirse en un ingrediente para hacer una lasaña blanca gourmet? Probablemente, no. La gran mayoría, de hecho, suele arrojarlos a la basura por creer que inútiles. Pero se equivocan.

alcachofa
(Foto de Freepik)

Lasaña de champiñones con crema de alcachofas

Ingredientes:

  • 5 alcachofas enteras con tallo,
  • 300 gr de champiñones (u otro hongo a tu elección),
  • 1 diente de ajo,
  • aceite de oliva extra virgen,
  • 500 gr de pasta para lasaña (fresca o seca, según tu gusto),
  • 400 ml de salsa blanca,
  • Parmesano rallado,
  • sal y pimienta al gusto.

En primer lugar preparamos nuestras alcachofas cortando las partes duras y limpiando el tallo. Acondicionamos dos cacerolas. En una pondremos las hojas sobrantes y el tallo en agua con sal y cocinaremos hasta que se ablanden; en la otra, pondremos los corazones cortados en 4 y dejaremos cocer durante 10 minutos.

Mientras tanto preparamos la salsa blanca en una sartén. Cuando esté lista, colocamos sobre la superficie papel film para evitar que se seque.

En caso de haber elegido pasta fresca, debemos hervirla en agua con sal durante 2 minutos, luego reservamos.

Sofreímos los champiñones en una sartén con aceite de oliva y añadimos el diente de ajo machacado (podemos agregar perejil si así lo deseamos).

Una vez que las partes duras de las alcachofas estén lo suficientemente blandas, las escurrimos bien y las colocamos en una licuadora con un chorrito de aceita, una pizca de sal y un poco de pimienta. Licuamos hasta conseguir una crema tersa y homogénea.

Ahora añadimos la crema obtenida a la salsa blanca previamente preparada y mezclamos bien. Para armar nuestra lasagna, colocamos entre una capa y otra de pasta la salsa blanca con la crema, una cucharada de champiñones, algunos trocitos de corazón de alcachofa y una generosa cantidad de Parmesano.

Aplicamos sobre la última capa la salsa blanca de alcachofas que nos haya quedado.

Cocemos a 180º en horno estático durante aproximadamente 25 minutos. Antes de retirar, pinchamos la lasagna con un tenedor para asegurarnos de que esté lista. Dejamos reposar durante 10 minutos fuera del horno y servimos caliente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here