Descubre si esta fruta es una aliada o una enemiga para tu dieta

Vamos a ver si los damascos -o albaricoques- son una panacea o te hacen engordar, en otras palabras, si son buenos o dañinos para la salud al llevar una dieta.

Aunque sean muy nutritivos en una dieta, hay que tener mucho cuidado al consumirlos dado que influyen notablemente. Esto que estás a punto de leer requiere de mucha atención.

(Foto: Canva)

¿Quién puede resistirse a un albaricoque en verano? Con su sabor y valores nutritivos, madura justo cuando comienzan los calores y puede saciar al mismo tiempo que aporta salud, pero hay que tener cuidado.

¿Qué hacen los damascos con nuestro estado físico a pesar de su valor nutricional?

Si estás siguiendo una dieta estricta, es mejor que no recurras a los albaricoques, porque pueden arruinar tus objetivos. La cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes viene acompañada por mucha azúcar.

La pregunta sería por qué no darse un festín con ellos si son tan nutritivos y solo salen en verano. ¿Engordan? Hagamos un poco de matemáticas y contemos calorías.

(Foto: Canva)

No es algo fácil de entender. Pero pensemos que cada 100 gramos de damascos hay 45 calorías. Eso significa que no son muy calóricos, y tampoco tienen un alto índice glucémico: 86% de agua y 2% de fibra. En fin, son una panacea y no engordan, pero quienes tienen problemas en el control de glucosa pueden verse perjudicados por su contenido de azúcar.

No aplica a los albaricoques que también son recomendados en una dieta hipoglucemiante. Entonces no, no engordan y puedes comerlos despreocupadamente tanto como tentempié o acompañado de un yogur desnatado. Al estar tan llenos de agua pueden dar la sensación de saciedad, ayudando a la dieta, y al intestino con sus fibras.

Los damascos, con su valiosa fuente de antioxidantes, hacen mucho más que ayudar en la dieta. Agentes como el beta-corteno, la vitamina C y E, presentes en los damascos, contribuyen al funcionamiento correcto del sistema inmunológico y cardiovascular.

Así que no temas y permítete consumir 300 gramos diarios. Aunque ten cuidado porque con grandes cantidades serían muchas calorías y, dada su fibra, favorecen la diarrea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here