Secretos de la combinación más odiada por toda Italia: la pizza con piña

Si existe un ultraje a la cocina italiana, es la pizza con piña. Ha ganado muchos detractores durante muchos años, pero ¿realmente es tan terrible?

El patriotismo italiano, cuando se trata de cocina, toma la preocupante forma de chauvinismo mezclado con un nacionalismo extremo. En definitiva, nada bueno. No se sazonan con kétchup los espaguetis. No se prepara la carbonara con nata. El capuchino no se bebe durante la noche con carne.

Fuente: Instagram @weezysicecreambar

En definitiva, los italianos pueden ponerse muy sensibles y pesados. Al mismo tiempo, se los puede ver comiendo sushi con mayonesa y queso –nada que esté en una receta original de uramaki-. Por lo que nos parece bien reinventarnos, pero hay un límite. Hay platos intocables, por ejemplo, la pizza.

Para bien o para mal, se trata de un plato conocido por todo el mundo que lo reinventa según sus tradiciones y no se restringe a las exigencias de las estrictas reglas italianas. Es por ello que la pizza con piña ha ganado muchos enemigos que aborrecen este invento ultramarino. Pero, ¿puede ser algo realmente delicioso y excelente?

Un plato controversial: la pizza con piña

Más allá de que el odio hacia la pizza con piña es reciente, acrecentado por las redes sociales, la pizza con piña, en realidad, tiene 60 años. Data de 1962 y fue en el Chaltham-Kent Satellite en Ontario – Canadá. Ha regresado años después, pero no por su bondad.

Fuente: Instagram @cookistwow

Algunos de los pizzeros más renombrados de toda Italia, han aceptado el desafío de crear una pizza con piña de nivel excepcional. Sólo hace falta reinventar algunos sabores para crear un plato de estas características.

Gamebero Rosso, que conoció a los pizzeros, informa que los inventos se basan en la investigación de sabores excelentes. Franco Pepe, elaboró la AnaNascosta. Se trata de una pizza de cono frito, fondue de Grana Padano DOP de 12 meses, polvo de regaliz y piña fresca (oculta por una buena feta de jamón crudo).

El creador de la Innominata, Pier Daniele Seu, se inspiró en la idea de que la pizza con piña no debería tener un nombre. Partiendo del carpaccio de piña, obtenida con un poco de sal y salsa de soja en un secador durante una hora y media, el pizzero adornó su creación. Pero la verdadera magia reside en la masa que contiene el carpaccio, crema de aceitunas negras y mozzarella. Una verdadera intuición culinaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here