Agritectura: cuando las huertas invaden los espacios urbanos

La agricultura vertical en grandes rascacielos, restaurantes con huerto propio, oficinas verdes o cultivos en casa son ejemplos de lo que está pasando en las ciudades del del mundo. ¿Un futuro sostenible necesita de la agritectura?

‘Agritectura’ o agricultura vertical (Foto: Unsplash)

Cuando una ciudad ya no tiene más tierras disponibles para seguir construyendo edificios y menos para cultivar alimentos es necesario recurrir al ingenio y buscar alternativas para resolver los problemas de hábitat y la provisión de alimentos. Así nació la agritectura, el arte y la técnica para diseñar espacios urbanos adaptados para la agricultura. Y esto llegó para quedarse.

La agritectura plantea la combinación del cultivo con un sistema que o bien posibilite su desarrollo en altura y a gran escala o que permita adaptarlo a pequeñas dimensiones en espacios urbanos como por ejemplo terrazas.

Modelos de agritectura por el mundo

Singapur es un país superpoblado formado por islas y con una superficie de apenas 700 kilómetros cuadrados. Como no hay territorio para expandirse, su crecimiento se genera de manera vertical y por tanto sus ciudades están plagadas de rascacielos. Además, el 90% de los alimentos que sus habitantes consumen son importados a falta de tierras para su cultivo.

Agritectura: cultivos verticales en ciudades
Singapur, ciudad modelo de las huertas verticales. (Foto: Benjamin Bindewald en Unsplash)

En respuesta, Singapur se ha ido convirtiendo en un gran jardín sostenible con la proliferación de granjas urbanas verticales a gran escala y huertos en espacios residenciales. Los cultivos se desarrollan tanto dentro y como fuera de los edificios, y cuentan con sofisticados sistemas de riego y electricidad para evitar el derroche del agua y conseguir una mejor eficiencia energética.

Los expertos aseguran que en Singapur estamos viendo lo que podría suceder en breve en ciudades densamente pobladas.

Huertos urbanos
En plena Ciudad de México, el huerto del restaurante Pujol.(Foto: Instagram @pujolrestaurant)

Aunque a menor escala que los grandes jardines verticales de Singapur, una tendencia en aumento en las ciudades es la de los restaurantes con huerto propio que incorporan en sus platos ingredientes frescos que ellos mismos cultivan.

Un claro ejemplo es el caso de Pujol, uno de los mejores restaurantes de México. En medio de uno de los barrios más importantes de la populosa capital, cuenta con un huerto en el que cultivan productos orgánicos y de temporada, y que además es parte de la propuesta arquitectónica del lugar.

Combinación verde: hidroponía y aeroponía

Cada vez encontramos más azoteas de edificios colmadas de huertos verticales con sistemas hidropónicos de cultivo (sin tierra), los cuales a veces se combinan con sistemas acuapónicos (que combinan peces y cultivos) o sistemas verticales que sí utilizan suelo. Otra sistema de cultivo que puede utilizarse es la aeroponía, que no necesita de suelo ya que las raíces de las plantas se encuentran al aire.

En estos invernaderos verticales, las plantas se cultivan en bandejas sobre estructuras de aluminio que rotan para permitir que todas reciban luz solar apropiada, buena ventilación y riego. Son sistemas relativamente simples y que no requieren demasiado consumo energético para su funcionamiento.

Sistema hidropónico de cultivo. (Foto: Foto de Negocios creado por jcomp – www.freepik.es)

Cuando los sistemas hidropónicos se combinan con los sistemas acuapónicos lo que se logra es utilizar los desechos de los peces como abono para las plantas y, a la vez, los desechos de las plantas pueden utilizarse para alimentar a los peces. Casi todo se recicla y reutiliza.

Actualmente, las empresas de punta obtienen en un sistema de cultivo aeropónico un ahorro de hasta el 95% del agua utilizada en comparación con un cultivo tradicional; mientras, en un sistema hidropónico el ahorro de este vital recurso es del 40%. El mejor sistema de cultivo se encuentra en la combinación de ambos métodos, especialmente en aquellas ciudades donde no es posible crecer por falta de tierras disponibles, pero donde el horizonte para el desarrollo de la agritectura no encuentra tope.

Aplicaciones en casa

Tanto la hidroponía como la aeroponía pueden llevarse a cabo en los hogares, ya que no se necesita una parcela de tierra para su desarrollo. Existen cientos de modelos caseros para investigar y poder elegir el que mejor se adapte a nuestras diferentes realidades.

Si quieres adaptar algún espacio de tu casa para hacer tu propia huerta vertical, puedes seguir los consejos de Ecocultura, sobre huertas verticales en casa.

Fuentes complementarias: World Cities Summit (WCS)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here