Te enseñamos cómo dar nueva luz a tu cabello dañado por el verano

Estos trucos serán parte de tu rutina de belleza infalible. Sólo quedará como un triste recuerdo ese pelo dañado por el verano.

Ahora que está por acabar el verano, las consecuencias empiezan a hacerse notar. El lavado continuo, la alta exposición a la luz solar y el secado por las altas temperaturas, son daños propios de la estación más calurosa y termina por generar un malestar tan grande que el cabello termina cayéndose. Si el brillo desaparece y tu pelo parece una paja, deberás plantearte la posibilidad de estar haciendo los movimientos incorrectos. Consulta nuestra guía para asegurarte.

(Foto: Pixabay)

Lo primero que queremos hacer es desmitificar las creencias sobre la caída del cabello. La caída no es necesariamente un símbolo de mala salud. Es importante saber que es un proceso completamente natural. De la misma forma que debemos exfoliar las células muertas de nuestra piel, el cuero cabelludo también debe ser regenerado.

Es a partir de la caída de ese pelo muerto, que el crecimiento de otro más voluminoso e iluminado se produce. Ahí es donde debemos intervenir, nutriendo e hidratando adecuadamente en momentos donde el calor se ha convertido en un enemigo serio y donde el proceso natural puede ser comprometido.

Te dejamos los trucos para el cabello dañado por el calor

No intervenir tiene consecuencias tanto estéticas como funcionales. Perderá elasticidad y se acelerará el proceso de envejecimiento. Hay muchos motivos para intervenir y es recomendable hacerlo de la forma más natural posible. Si bien las mascarillas que son vendidas en el mercado son válidas, contienen agentes químicos como el plástico y las siliconas: es mejor una intervención natural.

(Foto: Pixabay)

Es posible regenerar el cabello a su máxima belleza, brillo y luminosidad. Para valorar tus fortalezas es importante mantener un cuidado diario y aplicar los nutrientes necesarios que protejan el cuero cabelludo.

Los principales aliados de la belleza son los productos de origen natural. Es a través de ellos que puedes combinarlos para probar en el verano. Lo primero será suprimir el agua caliente. El agua fría es regeneradora y mantiene el pH natural del cabello.

No es sólo por una cuestión de higiene que hay que prestar atención a nuestros hábitos con el agua, sino, además, en función de ingesta. Con una alimentación sana y equilibrada, tanto por dentro como por fuera será un manifiesto de bienestar. Uno se hidrata menos durante los aperitivos de verano, esto es sabido; por ello queremos que asocies el beber mucha agua en tus rutinas.

Finalmente, combinando el café y el aceite de coco con las acciones anteriores, lograrás un cabello sano, grueso y con brillo.

El café estimula las raíces del cabello, promueve el crecimiento, la fuerza y reaviva el color. En agua tibia, pon tres cucharadas de café molido y masajea bien y fondo, pero no te excedas. Luego puedes enjuagar.

Para finalizar, pasa aceite de coco por todo el cabello. La cantidad, sin embargo, debe ser menor en la raíz y mayor en el pelo. El cabello se regenerará gracias a las propiedades antioxidantes, antibióticas, a la presencia de vitamina E y los ácidos grasos especiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here