Cambio de mando en Estados Unidos: la agenda ambiental de Joe Biden

Joe Biden prometió acciones concretas contra la crisis climática. El regreso al Acuerdo de París será una de sus primeras medidas como presidente.

Joe Biden promete una agenda ambiental agresiva para hacer frente a la crisis climática (Foto Biden-Harris Transition).
Joe Biden promete una agenda ambiental agresiva para hacer frente a la crisis climática. (Foto: Biden-Harris Transition)

“Amigos, estamos en crisis”, con esta frase Joe Biden presentaba a sus asesores especializados en cambio climático y medioambiente. Con su asunción como presidente de Estados Unidos se esperan varios cambios en la agenda verde de este país y acciones ambientales más contundentes.

La primera medida de Biden, luego de su asunción a la presidencia este 20 de enero, será el retorno de Estados Unidos al Acuerdo de París. Su predecesor, Donald Trump, había retirado al país del pacto ambiental firmado en 2015.

El Acuerdo de París prevé acciones globales conjuntas de 197 naciones para reducir a cero las emisiones de carbono hacia 2050 para controlar el calentamiento global.

Biden no necesita la aprobación del Senado para retornar al Acuerdo de París. El procedimiento se completaría con el envío de una carta a las Naciones Unidas expresando las intenciones de su administración. La respuesta a esta carta puede demorar hasta 30 días.

Joe Biden y un plan ambiental de dos trillones de dólares

Con este gesto, Biden prometió encaminar a su país hacia el objetivo de cero emisiones para el 2050. Para esto, tiene previsto un plan económico de dos trillones de dólares que crearía millones de puestos de trabajo relacionados a la producción de energías sostenibles.

En este presupuesto está previsto acelerar la transición a energías limpias y eliminar las emisiones de carbono del sector energético para 2035.

Biden promete acelerar la producción de energías limpias (Foto de Pixabay - Pexels).
Biden promete acelerar la producción de energías limpias. (Foto: Pexels)

Estados Unidos es el segundo país líder en emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera y China es la nación que lidera este ranking. Es por esto que es elemental que el país vuelva a encaminarse en el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París.

También está en agenda iniciar una ronda de negociaciones entre el gobierno federal y el sector de la industria automotriz. El objetivo es mejorar la eficiencia de combustible en coches, pick ups y SUV’s. El parque automotor es la principal fuente de emanación de gases de efecto invernadero en Estados UnidosAl mismo tiempo, el mandatario anunciará acciones para regular las emisiones de metano.

Otro compromiso de Biden es impulsar la transformación de las dependencias del gobierno federal. En este sentido, se plantea también impulsar la utilización de energías verdes y que este modelo sea replicado por el sector privado.

Comunidades fortalecidas y prevención de catástrofes

Este largo proyecto de inversiones se enfocaría también en resolver problemáticas ambientales de comunidades pobres que habitan en lugares donde existe contaminación de fuentes de agua y aire.

Como refuerzo a esta medida, Biden tiene bajo estudio crear Patrullas Civiles del Clima para hacer que comunidades locales sean menos vulnerables a incendios forestales o inundaciones.

La entrante administración se comprometió a restituir en el gobierno a los cuerpos de consejeros científicos y otros expertos enfocados en cambio climático y energía.

Dar marcha atrás con permisos otorgados por Trump

Por otro lado, se esperan más acciones climáticas agresivas durante los primeros días de la nueva presidencia. Entre la lista de objetivos se encuentra, también, dar marcha atrás a permisos de perforaciones petroleras emitidas por Trump y que afectan suelos y napas de agua.

La administración Biden revisará permisos de perforación otorgados por Trump (Foto de Pixabay - Pexels).
La administración Biden revisará permisos de perforación otorgados por Trump. (Foto: Pexels)

La herencia ambiental de Trump también deja permisos de exploraciones comerciales de recursos naturales en áreas que eran protegidas.

Volver atrás en muchas de estas licencias y restituir la protección de áreas naturales es uno de los desafíos para los que se prepara la administración de Biden. En esta materia, se prevén largas luchas judiciales entre particulares y el gobierno.

Freno al oleoducto de 3.200 kilómetros

Entre las primeras medidas de Biden se espera que bloquee la construcción del oleoducto Keystone XL. Este sistema planea transportar 830.000 barriles de crudo al día desde Alberta, Canadá, hasta la costa del Golfo de México.

La construcción de esta cañería, de 3.200 kilómetros de longitud, transita zonas protegidas y sagradas para comunidades aborígenes de Estados Unidos. Donald Trump autorizó la construcción del oleoducto y ahora Biden prometió revocar las autorizaciones al proyecto, que todavía no está culminado.

Mientras se espera esta decisión, la empresa TC Energy, encargada de la construcción del oleoducto, presentó un plan de inversiones de 1.700 millones de dólares para producir energía con fuentes renovables para conseguir emisiones de carbono cero durante sus procesos hacia 2030.

TC Energy aseguró que “será el oleoducto más sostenible y ambientalmente responsable jamás construido».

Unidad ante la crisis climática

“Así como necesitamos una respuesta nacional unificada para luchar contra el Covid-19, necesitamos una respuesta nacional unificada para luchar contra la crisis climática”, fue otra de las frases resonantes del demócrata en carrera camino a la presidencia.

Y aunque son muchas y ambiciosas las tareas prometidas, todavía no hay una hoja de ruta certera hacia el cumplimiento de todos estos objetivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here