¿Estás segura que estás eligiendo el método adecuado de limpieza íntima?

¿Ya sabes qué tipo de higienizador íntimo usar? Veamos cómo evitar elegir el incorrecto que, según la investigación, es lo que ocurre habitualmente.

Tanto para hombres como para mujeres, es muy importante tener buena higiene en las partes íntimas. Te contamos cómo elegir el correcto.

(Foto: Canva)

El primer paso para protegerse de cualquier infección bacteriana es cuidar la higiene íntima. El producto que nos protege de agentes externos lo hace según propiedades químicas y naturales y es menester elegir el de mejor calidad.

La sugerencia del ginecólogo sobre cuál es el mejor higienizador íntimo y por qué

Puede que no sepamos elegir el mejor producto cuando vamos al supermercado. Aunque parezca algo sencillo guiarse según el precio, hay ciertas propiedades químicas que debe tener para dar una adecuada protección vaginal.

El microbioma vaginal es muy complejo y cambia a lo largo de la vida por factores extraños, como las hormonas, la actividad sexual, los embarazos y los medicamentos. Es decir que está en constante evolución y un buen higienizador es imprescindible: no lo elijas según el precio, color o publicidad.

(Foto: Canva)

Para evitar errores graves, el discurso es muy complicado para la rutina de belleza íntima. Algo fundamental es lavar bien desde el frente hasta el ano, pero no al revés. De lo contrario las heces podrían contaminar la vulva. Hay que usar el higienizador vaginal un máximo de 2 veces por día, pero no está mal usar solamente agua si se quiere lavar más a menudo. Limita el uso de las toallitas íntimas cuando salgas de casa.

Algunos otros tips son, no utilizar el baño de burbujas cuando nos lavamos los genitales y, para el sacado, usar una toalla personal. Pero vamos al producto puntual del día de hoy.

Una vez alcanzada la edad posterior al ciclo, el limpiador debe tener un pH de 4 a 4,5. Mientras se aproxima la era sexual es vital que uses el producto con mucha precaución. Por otro lado, después de la menopausia, un pH de 5, más delicado, puede ser una mejor opción; pero también ciertas cremas o aceites. La información ginecológica brindada en este artículo se la debemos a la Doctora Raffaela Di Pace, ginecóloga en Fisiopatología de la menopausia y consultora sexóloga en la web «io Donna».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here