Extraño fenómeno en China: ¿Por qué el sol se puso azul y el cielo amarillo?

El paisaje de Pekín se tornó apocalíptico: el cielo se tiñó de amarillo y el sol de azul. La contaminación del aire fue muy alta y peligrosa. Entérate por qué.

El sol azul y el cielo amarillo fue una postal que se repitió dos veces en menos de 15 días en China (Foto de @ciberpunkin - Twitter).
El sol azul y el cielo amarillo fue una postal que se repitió dos veces en menos de 15 días en China (Foto de @ciberpunkin – Twitter).

En los últimos días, Pekín, la capital de China, vivió unas horas extrañas. Las fotos que llegaban desde Asia daban cuenta de lo ocurrido. Los tradicionales rascacielos de esa gran ciudad estaban ensombrecidos por un cielo amarillo, apenas iluminados por un sol azul.

La polución del aire acompañó a estos los paisajes ya que fue muy elevada, muy por encima de los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En este cielo, las partículas peligrosas para las personas dominaron la escena.

Las tormentas de arena contaminaron el paisaje

Todo fue provocado por una tormenta de arena proveniente de Mongolia. Las partículas transportadas en la nube de polvo fueron tan peligrosas para las personas que hasta debieron cubrirse los ojos para salir a la calle.

Este es el segundo fenómeno de este tipo que se da en menos de 15 días. La contaminación casi alcanzó la marca máxima que se puede registrar: los 500 puntos del índice en tiempo real de la calidad del aire de Pekín.

Las partículas conocidas como PM10, que son todas aquellas que pueden penetrar por las vías respiratorias y adherirse a los pulmones, se contabilizaron en 2.000 microgramos por metro cúbico.

Por otro lado, las partículas PM 2,5 -que son las que pueden ingresar al torrente sanguíneo del cuerpo humano- alcanzaron los 462 microgramos por metro cúbico. Para este tipo de contaminante del aire, la OMS recomienda una concentración no mayor a los 25 microgramos.

Desertificación, sol azul, cielo amarillo, aire contaminado

La desertificación es una de las causas de estas tormentas tan problemáticas para China, que luego desencadenan en paisajes atípicos y peligrosos para la salud de las personas.

Desde la Administración Meteorológica de ese país indicaron que el fenómeno se da por temperaturas más cálidas de lo habitual en el inicio de la primavera y la reducción de lluvias.

Estos dos factores combinados han provocado que haya una mayor área de tierra sin cobertura vegetal. Así, los vientos fuertes levantan las partículas de suelo desnudo y lo transportan.

Desde la Administración Meteorológica remarcaron que las temperaturas en norte de China se presentaron este marzo seis grados por encima de los registro usuales. Esto problemas ocasionados por la desertificación están relacionados también a la agricultura intensiva que se realiza en la zona y la consecuente deforestación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here