Una década para restaurar 350 millones de hectáreas de ecosistemas

El cumplimiento de los objetivos del Decenio para la Restauración de Ecosistemas lograría eliminar entre 13 y 26 gigatones de gases de efecto invernadero de la atmósfera.

Decenio para la Restauración de Ecosistemas
La superficie de ecosistemas a restaurar en el mundo es de 350 millones de hectáreas. (Foto: Matthis Volquardsen – Pexels)

Los servicios ambientales de los ecosistemas de la Tierra son elementales para la vida. Ecosistemas terrestres y marinos nos aportan alimento, agua, energía, medicinas, limpian el aire, protegen el suelo. Además, está probado por la ciencia que nos brindan felicidad.

Sin embargo, año a año crecen los niveles de gases contaminantes en la atmósfera, la concentración de plásticos en los mares, la pérdida de biodiversidad y la deforestación. Es por esto que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decretó como el Decenio para la Restauración de Ecosistemas al periodo de 2021 a 2030.

Con las actividades planteas por este Decenio se busca «prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas a nivel mundial». La meta es lograr la restauración de 350 millones de hectáreas terrestres y marinas degradadas. Esta tarea requeriría una inversión de 800.000 millones de dólares y tendría beneficios económicos y sociales, más allá de los ambientales.

Según la ONU, «la restauración de 350 millones de hectáreas de tierra degradada desde ahora hasta 2030 podría generar 9 billones de dólares en servicios ecosistémicos y eliminar entre 13 y 26 gigatones de gases de efecto invernadero de la atmósfera».

Los ambientes sanos mejoran la calidad de vida en la Tierra (Foto de Andrè Cook - Pexels).
Los ambientes sanos mejoran la calidad de vida en la Tierra. (Foto de Andrè Cook – Pexels)

Cómo se ejecutará la restauración de ecosistemas

Para la ONU, esto es fundamental para poder cumplir con la agenda 2030, establecida en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Si no se restauran los ecosistemas será imposible alcanzar los objetivos relacionados con el cambio climático, la erradicación de la pobreza, el hambre cero, y la conservación del agua y la biodiversidad.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) son los organismos que coordinan las acciones de este Decenio.

Para lograr la restauración de ecosistemas, la ONU considera que es necesaria la divulgación de su importancia, la promoción de la investigación y el conocimiento científico y la implementación acciones concretas en territorio.

La restauración de ecosistemas inicia con pequeñas acciones (Foto de Binyamin Mellish - Pexels).
La restauración de ecosistemas inicia con pequeñas acciones. (Foto de Binyamin Mellish – Pexels)

Para todas estas actividades, es necesario que los Estados se involucren en la planificación y la financiación de la restauración de ecosistemas. Recientemente, los ministros de Ambiente de las naciones de América Latina y el Caribe firmaron un acuerdo para encaminar y aunar esfuerzos en esta tarea.

Además, desde la ONU destacan que las tareas de restauración de ecosistemas deben involucrar a la sociedad civil y a empresas. La creación de pequeñas huertas en hogares y el consumo y la producción sustentable son algunos de los ejemplos.

También está planteada la necesidad de coordinar labores con pueblos originarios y comunidades rurales, para aprovechar sus conocimientos sobre los ambientes que se pretenden restaurar.

Beneficios de la restauración de ecosistemas

La ONU subraya la importancia de tener ambientes sanos y entre sus beneficios resalta:

  • La absorción de carbono acumulada en la atmósfera para atenuar los efectos del cambio climático.
  • La obtención de suelos sanos para mejorar la productividad de cultivos y la calidad de alimentos.
  • La protección del hogar de especies animales y vegetales. Esto permitiría salvar a millones de especies en peligro de extinción.
  • La protección ante el impacto de tormentas, cuidando la biodiversidad costera, marítima y oceánica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here