Fiestas sin pirotecnia: cuida a tus seres queridos y al ambiente

El uso de pirotecnia en las fiestas afecta a personas, animales y ambientes por el riesgo que implican y el estrés por ruido que provocan. Desterrar su uso sería una ayuda para el planeta.

No al uso de pirotecnia en las fiestas
La pirotecnia, una costumbre a desterrar. (Foto: Three-shots – Pixabay)

El reloj marca las 12 y el cielo nocturno se ilumina con destellos multicolor. Azul, verde, rosa, amarillo, dorado. Un estruendo que por momentos se torna aturdidor y parece más una batalla que una fiesta. Es el tradicional uso de pirotecnia que hacemos para las fiestas al anunciar la llegada de la Navidad o el Año Nuevo, y es una costumbre que debemos desterrar.

Seguramente muchos querrán despedir este 2020 de pandemia y coronavirus de la forma más alegre y divertida, pero el uso de pirotecnia no es el camino a seguir hacia un buen festejo. Más bien es una tortura para nuestras mascotas, un riesgo para quienes nos rodean y un daño irreversible para el ambiente.

Pirotecnia, un riesgo para la salud

Una de las primeras razones para desterrar el uso de pirotecnia en las fiestas son las quemaduras que los diferentes petardos, cuetes o bengalas provocan en las personas.

Muchas de estas lesiones obedecen a la manipulación negligente de los artefactos pirotécnicos, y otras a condiciones defectuosas de su fabricación. Las lesiones provocadas por el fuego de la pólvora pueden ser leves en algunos casos y graves en otro, al extremo de una internación con riesgo de muerte.

En América Latina el número de lesionados por pirotecnia durante las fiestas aumenta drásticamente en diciembre. Durante 2019, Colombia reportó 417 personas quemadas sólo en Navidad. Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Argentina y México son países también presentes en las listas de personas que sufren lesiones con pirotecnia. Las autoridades de México indican que los niños de entre 5 y 14 años son los que más sufren las consecuencias del mal uso de los cohetes.

No al uso de pirotecnia en las fiestas
Los niños sufren las consecuencias del uso de petardos. (Foto: Caleb Woods – Unsplash)

Pero los daños no son sólo superficiales. En Argentina, una agrupación de padres de hijos con autismo lideró durante 2019 una campaña para que no se use pirotecnia en las fiestas. Los fuertes estímulos de los estruendos ocasionan situaciones de estrés y mucha tensión en los niños autistas.

Una amenaza para los bosques y el aire

El uso de pirotecnia afecta también a áreas naturales protegidas, montes, bosques y selvas. Los chispazos que la pólvora provoca en el aire suele convertirse en ocasiones en la causa de incendios forestales.

No al uso de pirotecnia en las fiestas
El riesgo de incendios forestales se incrementa durante las fiestas. (Foto: Thought Catalog – Unsplash)

La concientización sobre los riesgos de esta tradición avanza en el mundo y ya son cada vez más los municipios, comunas y ciudades que prohíben el uso de pirotecnia durante las fiestas o su uso por parte de la sociedad civil.

Por otro lado, el estruendo que genera la pirotecnia libera al ambiente monóxido de carbono, generando así en la atmósfera una mayor acumulación de gases de efecto invernadero. Además, los fuegos artificiales liberan en su explosión otra partícula conocida como PM 2,5. La inhalación de este compuesto puede generar afecciones en las vías respiratorias.

Durante las celebraciones de diciembre de 2019, Ciudad de México tuvo que declararse en contingencia ambiental a causa del excesivo uso de pirotecnia. Según las autoridades, la calidad del aire llegó a ser “muy mala” y todas las personas podían presentar efectos en su salud.

Cuida a tus mascotas

No sólo las personas sufren por el mal o excesivo uso de pirotecnia. Los animales domésticos y los callejeros se ven perjudicados por estos estruendos.

Los perros y los gatos son muy sensibles a los ruidos fuertes y esta sucesión de detonaciones les genera un gran estrés que algunos casos puede derivar en lesiones por golpes o automutilamientos.

No a la pirotecnia en las fiestas
Evitemos el estrés en nuestras mascotas. (Foto: Brett Jordan – Unsplash)

Así, si tiramos mucha pirotecnia no vamos a poder abrazar a esos gatitos y perritos que tan buena compañía nos han hecho durante ese 2020. Nuestros animalitos experimentan miedo, pérdida de olfato y ansiedad ante los estruendos y por eso es muy probable que se oculten.

Después de leer esta nota, ¿cuántas razones seguís encontrando para usar pirotecnia?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here