La impactante razón por la que deberías meter una bola de aluminio en la lavadora

Para solucionar un gran problema, todos están metiendo una bola de aluminio en la lavadora. Vas a quedarte sin palabras. Ver para creer.

Quizás solo consigamos descansar después de planchar, lavar, limpiar el piso, sacudir las alfombras, quitar la suciedad de la cocina y lavar los platos. Estarás de acuerdo con que las tareas del hogar son un horror, y más con calor. De cualquier forma, nadie puede vivir evitando la limpieza.

(Foto: Pixabay)

No queda otra opción más que armarse de paciencia y terminar los quehaceres. Lo que obviamente haremos es poner en práctica los trucos que hagan falta para evitar el calor. Lo más odiado es planchar la ropa, en especial camisas, pantalones y cualquier tejido delicado.

Con solo agregar una bola de aluminio en la lavadora podrás resolver un problema que te dejará boquiabierto. Veamos este truco fantástico.

Todos lo hacen: Coloca una bola de aluminio en la lavadora para resolver un típico problema cotidiano

De generación en generación, nuestras abuelas transmiten trucos sencillos y efectivos; quizás algunos más efectivos que otros, pero funcionales sin duda. Por proponer un ejemplo, puedes quitar un chicle del pantalón frotando un cubito de hielo sobre la superficie y podrás removerlo por completo sin dañar la tela. O también puedes agregar un vaso de vinagre en el compartimento del detergente para lograr limpieza y brillo.

(Foto: Pixabay)

El acto de planchar, odiado por todos, en especial durante el verano. Las altas temperaturas crispan los nervios con un calor inhumano. Pero agrega una bola de aluminio y mira lo que sucederá.

Aunque te resulte extraño, el clásico papel aluminio que usamos para conservar los alimentos, puede estirar las fibras de los tejidos durante los distintos ciclos del lavado; en especial durante el centrifugado. Después de ello, colgar la ropa la dejará completamente lisa y sin arrugas, como planchada.

Toma un trozo de papel aluminio y enróllalo; arranca otra hoja y has que quede superpuesta sobre la pelota; repite hasta que obtengas una pelota del tamaño de una de tenis. Carga el tambor con la ropa sucia y los tejidos más delicados, introduce el aluminio, añade el detergente. Cuando termine el lavado, la ropa quedará suave y sin arrugas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here