Los trucos para comer huevos más allá de la fecha de caducidad

¿Se pueden comer los huevos caducados? Te develamos los secretos para saber si todavía son aptos para ser consumidos.

En la historia no hubo un alimento más solicitado que los huevos. Son esenciales para cualquier comida ligera y abundante, desde el desayuno hasta la cena, pasando por el almuerzo. Pero ¿qué sucede cuando caducan?

(Foto: Canva)

Es posible consumir alimentos luego de su fecha de expiración, pero hay que saber cómo y cuándo. Los huevos particularmente, conservados adecuadamente en la nevera, se pueden comer después de dicha fecha. El almacenamiento es fundamental para que no se arruine con la proliferación de bacterias.

¿Cómo saber si todavía se pueden consumir los huevos después de su fecha de caducidad?

Ya mencionamos que es fundamental que estén bien almacenados, pero cómo estar seguros. Existen algunos trucos que nos permitirán determinar eso. Ahora vamos a ver cómo.

Es muy común que al abrir el refrigerador, uno caiga en cuenta que los huevos han caducado hace rato. Pero, a pesar de ello, hay técnicas infalibles que nos permitirán saber si aún son comestibles.

(Foto: Canva)

Así como se trata de uno de los alimentos más consumidos del mundo, también es uno de los más desperdiciados. El riesgo para la salud que supone almacenar mal los huevos y consumirlos ya caducados puede producir salmonella, escherichia coli. En pocas palabras, diarrea, fiebre y vómitos, nada agradable la verdad. Hay que conservarlos correctamente y así estar protegidos ante los riesgos.

Incluso una semana después de su vencimiento, se pueden consumir. Pero hay algunas pruebas que realizar para asegurarse. La prueba de flotación se hace poniendo agua a temperatura ambiente en un recipiente, y si flota, ya no hay que consumirlo. Los huevos podridos liberan aire en su interior que los hace flotar. También puedes acercarte el huevo al oído y agitarlo levemente, si se oye un ruido, está podrido; pero no se trata de una prueba igual de fiable que la anterior. Por último, podemos apelar al olfato. Si apesta, similar al azufre. entonces está podrido.

También puedes averiguar si ya ha caducado observando el color de la yema. Es probable que ya no sea comestible si observas que la yema está decolorada. Es importante que evitemos la generación de desperdicios, pero hay que conservar correctamente los huevos, corroborar la fecha de caducidad y cocinarlos correctamente. Almacénalos en la parte de la heladera que tenga temperatura constante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here