¿Tomas tus píldoras con café? Detente ya mismo, no sabes lo que te espera

¿Eres de los que tienen el hábito de tomar sus comprimidos con el café de la mañana? No lo hagas más, te estás exponiendo a muchos riesgos.

Muchas veces pasamos por alto el hecho de que nuestros hábitos no son precisamente saludables y que podemos incurrir involuntariamente en graves errores.

(Foto: Canva)

Comenzar la mañana tomando las píldoras que necesitamos para el día junto con el café es una costumbre muy extendida. Pero te avisamos que ese pequeño acto es de una gravedad supina: debes reemplazar la cafeína por agua de inmediato.

Esta costumbre, que no es para nada saludable, puede provocar severos daños al organismo. Pero sin entrar en pánico, veamos ahora lo que puede suceder si seguimos haciéndolo. Como siempre, un estudio fue el que reveló lo que verdaderamente ocurre en este caso. Por desgracia, nuestra frenética rutina nos conduce a hacer las cosas erróneamente.

He aquí la razón por la que debes dejar de tomar tus píldoras con café

De hoy en adelante tienes la posibilidad de modificar esta costumbre que puede hacerte daño. Tomar píldoras junto con el café es algo realmente malo, puesto que la bebida puede producir dos efectos: o bien intensificar la acción del fármaco, o bien inhibirla. En cualquier caso, se trata de un perjuicio grave.

(Foto: Canva)

Si bien es cierto que no todos los medicamentos se ven afectados por la cafeína, existen algunos que debemos tomar sin una sola gota de café, entre ellos la pastilla para la tiroides, que suele tomarse a primera hora y en ayunas. Ésta debe absorberse por completo y beberla con café no es nada bueno para tu cuerpo.

Otros medicamentos para los que el café está terminantemente prohibido son los que se toman para combatir el reflujo ácido, cuyo efecto se intensifica, y el de la osteoporosis, que se ve inhibido. Los medicamentos para la presión arterial alta jamás deben tomarse con el café puesto que la cafeína tiene un efecto diurético que podría desequilibrar el organismo y generar deshidratación. Por último, los fármacos que tratan el déficit de atención podrían ver alterada su efectividad si se consumen con café debido que éste favorece la hiperactividad y no ayuda ni a la calma ni a la concentración.

En definitiva, es cierto que no todos los medicamentos están incluidos en la lista, pero de todos modos sería bueno abandonar el hábito de beber café al momento en que debemos tomar nuestras medicinas. Es mejor tomarlas con un vaso de agua tibia. Muchas veces hacemos las cosas de manera automatizada y no tomamos conciencia de las consecuencias de nuestros actos, pero lo cierto es que existen ciertos hábitos que podrían comprometer seriamente nuestra salud. Poner atención incluso en los detalles que parecen menos importantes puede resultar esencial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here