Un nuevo combustible gratuito: ya existe la solución definitiva a la suba de precios

Estamos en presencia del «material del futuro». El “combustible 0 euro” representa una solución sostenible en términos económicos y ecológicos, y además sin residuos. 

El mundo es movido por la energía, cualquiera sea. Todo aquello que se mueve, desde el insecto más pequeño hasta el animal más extremo lo hace según una carga energética. Cuando se trata de sustentabilidad ecológica, los recursos naturales son los más atractivos. Imagina hablar de un combustible a 0 euro. El recurso del que hablamos es aplicable en varias áreas por su enorme poder. Hay muchas expectativas, y muy positivas, para el futuro de esta tendencia.

(Foto: Canva)

El combustible a 0 euros es impulsado por una economía circular en comunión con el desarrollo científico en materia de compuestos biodegradables. Se trata de compuestos que, una vez usados, no dañan el medio ambiente, no se fosilizan y permanecen eternos en el planeta.

Estas investigaciones fueron realizadas en Italia, por parte del Instituto Italiano de Tecnología y el plan es que viajen por el mundo para motivar la producción sustentable en términos ecológicos. A partir de productos reciclados, se puede obtener energía. A continuación os contamos cuales son los productos protagonistas, así como el proceso para llevarlo a cabo.

Sin secretos en la solución verde

En el pasado, los biocombustibles se conseguían a partir de la colza y el girasol con el devastador impacto ambiental que ello tuvo. La meta de los científicos hoy, es dar con soluciones que no tengan ese impacto en el medio ambiente. Es decir, rastrear nuevos recursos biodegradables que cumplan la función, sin el deterioro ambiental experimentado previamente.

(Foto: Canva)

Ahora, evitando el desperdicio de alimentos, un gran problema en términos sociales, puede servir además para darle batalla a la contaminación mundial. Reutilizando los alimentos se puede conseguir plástico biodegradable o componentes del combustible mencionado.

El café, las alcachofas, el perejil, cacao, entre otros, según este estudio son ingredientes para crear un nuevo tipo de material biodegradable. Tanto para objetos como para el desarrollo de combustible.

Dentro de los experimentos que fueron llevados a cabo se encuentra la colaboración entre el Mercado de Frutas y Verduras de Génova, la Cámara de Comercio y Ascom, para desarrollar un nuevo mecanismo de embalaje de frutas y verduras que favorezca la propuesta.

De ahí la mencionada Economía Circular: son los propios productos reutilizados lo que da lugar al embalaje de los productos en cuestión. Hasta de la paja, y otras malas hierbas del bosque, se puede lograr un material biodegradable para generar materiales que no sean nocivos para el ambiente.

Cuando la ciencia se hace un lugar en la empresa, es extraordinario el progreso que puede alcanzar la sostenibilidad ecológica. Cualquier posibilidad de salvación implica esta ruta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here