¿No sabes que hacer con el pan duro? Aprende nuevas recetas para no tirarlo

Hay varias formas de evitar que el pan duro se convierta en un residuo más, pues hay muchas recetas que lo incluyen como ingrediente. Incluso puede que parezca recién sacado del horno. Tenemos 4 recetas para darle un nuevo uso al pan viejo que te dejarán asombrado.

Una verdadera cocina no waste es la que puede reutilizar inclusive aquello que en primera instancia parecería no ser otra cosa que un residuo. El pan viejo suele pertenecer a esa categoría, aunque en el campo lo utilizan para dar de comer a las gallinas, convirtiéndose así en un valioso alimento.

Foto de Pixabay

En la ciudad, sin embargo, lo más común es que termine en el tacho de basura. Algunos lo llevan a parques y plazas para dárselo a las palomas o los patos, y aunque se trate de un accionar noble, lo óptimo sería poder usarlo en casa.

Hace algunas décadas, el pan duro se usaba en casa para hacer pan rallado, con el que se preparaban muchas recetas, sobre todo en frituras, gratinados o comidas que tenían su parte crunchy. En la actualidad, cada vez más personas compran el pan rallado listo.

De este modo se aumentan los residuos, puesto que el pan rallado industrial viene envasado en cómodos y muy contaminantes sobres de plástico. Volver a rallar el pan en casa no solo ayuda a disminuir la contaminación sino que también termina representando un buen ahorro.

4 deliciosas recetas para devolverle la vida al pan duro

Pero existen otros usos, mucho más elaborados, que incluyen al pan duro como ingrediente. Hay recetas de platos principales y postres, que no por usar pan duro son menos deliciosas que otras con ingredientes totalmente frescos. Te mostramos a continuación 4 recetas riquísimas y fáciles de hacer.

1- Bruschettas con tomate

Foto de PixabayLas bruschettas con tomate son la forma más sencilla de usar el pan duro y elaborar un entrante delicioso. Solo tienes que humedecer el pan con un pincel y agua, y calentarlo unos minutos en el horno. Después, agregar ajo rallado, tomate en cubitos y aceite de oliva, pero puedes añadirle lo que más te guste, eso es lo bueno de la bruschetta.

2- Gnocchi de pan duro

Foto de Pixabay

Se pueden preparar gnocchi riquísimos con pan duro. No se trata de otra cosa que de bolitas hechas con pan rallado previamente ablandado con leche y huevos (la proporción es: 1 huevo cada 250 g de pan). Se espolvorea con nuez moscada y queso Grana Padano. Una forma deliciosa es cocinarlos en caldo de carne y servirlos con salsa blanca. Fritos son un excelente finger food.

3- Albóndigas de verdura

Fotos de Pixabay

Las albóndigas de verdura y pan duro se hacen con la misma receta que las albóndigas de carne. Primero se debe ablandar el pan con leche y luego mezclarlo con verduras salteadas. Es una manera atractiva de hacer que los niños consuman vegetales.

4- Tarta de manzana y pan duro

Foto de Pixabay

Esta es una receta que sin duda te hará querer conservar el pan viejo. La tarta de manzana y pan duro es un excelente postre para saborear en el desayuno o la merienda. Como todo producto de pastelería, no se puede hacer a ojo, así que aquí están los pasos a seguir.

Ingredientes:

  • 250 g de pan duro
  • 3 manzanas verdes
  • 300 ml de leche tibia
  • 130 g de azúcar
  • 2 huevos medianos a temperatura ambiente
  • 8 g de levadura en polvo
  • ralladura de limón
  • manteca
  • harina 0000.

Procedimiento:

1- Ablandar el pan previamente cortado en un recipiente con la leche. Si es lo suficientemente duro, debería absorberla por completo. Mientras tanto, batir los huevos con el azúcar, hasta lograr una mezcla ligera y esponjosa. Añadir después la ralladura de limón y la levadura.

2- Pelar las manzanas y cortar en pedacitos o gajos, lo que prefieras, y agregar al batido. Por último, añadir el pan remojado. Remover suavemente hasta que todo quede mezclado.

3- En una fuente para hornear, previamente enmantecada, verter la mezcla y emparejar con un cucharón. Espolvorear la parte superior con más pan rallado y cocinar durante 45 minutos en horno precalentado a 180°. Hacer la prueba del palillo y dejar enfriar. Ahora puedes disfrutar un riquísimo postre.

Como vemos, el pan duro puede servir para armar un menú completo, desde el entrante hasta el postre. De este modo logramos tener una cocina totalmente anti-desechos. Desperdiciar menos alimento favorece en buena medida el cuidado del planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here