Biorremediación: ¿Las bacterias podrían limpiar el planeta?

El poder de las bacterias tiene su lado destructivo y mortal, pero con la biorremediación pueden convertirse en una solución ambiental.

accion ecológica de las bacterias
Avances en biotecnología descubren una acción ecológica de las bacterias. (Foto: Yogendra Singh – Pexels)

Estamos invadidos por microscópicos seres que copan nuestro organismo, se reproducen de manera alarmante, pueden enfermarnos e, incluso, en un futuro lejano podrían sobrevivirnos como especie. Pero también su acción podría salvar nuestro planeta.

Entonces, ¿existen bacterias que trabajan por la ecología? Un reciente hallazgo de la biotecnología reveló que el mundo podría limpiarse por completo por acción bacteriana. Si bien aún no se ha desarrollado del todo el potencial de este descubrimiento, sí se están realizando investigaciones en aplicaciones específicas, para luego llevarlas a gran escala.

Las bacterias y su función en la biorremediación

En primer lugar, ¿qué es la biorremediación? Es un proceso biotecnológico que utiliza organismos biológicos -o enzimas que se obtienen de ellos- para recuperar un lugar alterado por la contaminación.

“Las prácticas de biorremediación consisten en el uso de diferentes organismos -plantas, levaduras, hongos o bacterias del medio- para neutralizar sustancias toxicas, bien transformándolas en sustancias de carácter menos tóxico o convirtiéndolas en inocuas para el medio ambiente”, explica el investigador Duilio Torres Rodríguez de la Universidad de Venezuela.

¿Cómo trabajan las bacterias para biorremediar? Estos microorganismos hacen lo que cualquier ser vivo: nacer, alimentarse, reproducirse y morir. Durante su proceso de alimentación es donde podemos ver lo valiosas que son para el medioambiente, y es que, según la especie de la que hablemos, prácticamente se alimentan de cualquier desecho.

fitorremediacion
Los ríos de agua dulce y napas freáticas podrían limpiarse por acción de biorremediación. (Foto: Freepik).

Como ya se señaló, no sólo las bacterias son utilizadas para biorremediar, también se aplican animales y plantas. Existen, a grandes rasgos, cuatro formas de biorremediación:

  • Degradación enzimática: Una de las formas en las que se utiliza a las bacterias, empleando diferentes enzimas que estos organismos producen naturalmente.
  • Biodegradación biológica: Utiliza microorganismos como los hongos, que son grandes acumuladores de metales pesados (zinc, mercurio, plomo, cobre), para eliminar hidrocarburos, toluenos, xilenos o dioxinas.
  • Fitorremediación: Cuando las plantas se alimentan de los nutrientes del suelo y el agua, consumen también los contaminantes presentes, depurando de manera natural todo su hábitat.
  • Biorremediación con fertilizantes: Los biofertilizantes son productos a base de microorganismos. La acción de depuración se realiza a través de hongos y bacterias que actúan en simbiosis con las plantas e intervienen en su sano crecimiento.

Así, la biorremediación contribuye a eliminar contaminantes y toxinas del planeta, ya que puede usarse, por ejemplo, en casos de derrame de petróleo o para descontaminar agua subterránea.

Limpiar el planeta de desechos gracias a las bacterias

Pensemos en las empresas que producen y procesan alimentos, que producen diferentes tipos de residuos que necesariamente deben ser tratados. Para estos casos, se utilizan enzimas hidrolíticas que rompen polímeros muy grandes y complejos, convirtiéndolos así en fuentes de alimento para algunas bacterias.

biorremediación
(Foto: Adobe Stock)

Para tratar los efluentes grasos que desechan estas empresas se usan las llamadas lipasas, que rompen grandes moléculas grasas que luego se tratan con bacterias. Hay también proteinasas que se encargan de grandes moléculas de proteína, o amilasas que degradan los almidones, y muchos tipos de enzimas más.

También hay enzimas que degradan compuestos muy tóxicos. Sin ellas, estos medios contaminados serían muy adversos para poder utilizar a las bacterias directamente.

El gran potencial bacteriano: la eliminación de desechos tóxicos

Existen algunas bacterias que degradan fácilmente petróleo y sus derivados, herbicidas, pesticidas y muchos compuestos tóxicos más. Incluso se pueden tratar suelos en los que existan altas concentraciones de elementos pesados tales como el uranio, cadmio o mercurio.

En estos casos, es imposible lograr la degradación de estos elementos, pero sí existen microorganismos que los asimilan. De esta manera, pueden eliminarse más fácilmente al quitar estos organismos del lugar afectado.

Un problema ambiental muy serio es la contaminación de los suelos por la presencia de agentes tóxicos. Y si bien es mucho más frecuente la utilización de químicos para su tratamiento, el uso de microorganismos posee una potencialidad enorme en este campo.

Las investigaciones actuales tienden a la búsqueda de mayores eficiencias de degradación de los compuestos tóxicos y a lograr mejores adaptaciones a los diferentes tipos de ambientes, algunos muy extremos. Un reto enorme pero crucial para el futuro de nuestro planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here