¿Temes que las arañas rojas destruyan tus plantas? Hay una forma ecológica de alejarlas

Si crees que tu jardín está en peligro debido a las arañas rojas, no te preocupes. Existe un modo 100% natural de proteger tus plantas de estos animalitos.

Empezó la cuenta regresiva para la llegada del verano en el hemisferio norte. Acaba de comenzar mayo, mes que dulce y luminosamente nos conduce al estío. Si además de la temperatura tu pulgar verde se ha activado, las arañas rojas amenazan con echar a perder el acondicionamiento de tu hermoso jardín. Pero no temas.

Fuente: Canva

Estás arañitas, que en realidad son ácaros, tienen una vida efímera. Es más, no sobreviven al bochorno del verano. Por ello es que abril y mayo son los meses en los que más proliferan, multiplicándose en plantas, muros, alfeizares y, lamentablemente, también en huertos.

Es necesario, antes de entrar en el tema de los remedios naturales, hacer algunas aclaraciones. Los ácaros rojos, en realidad, son inofensivos para nuestra salud y la de las plantas. El problema es que se alimentan de larvas y heces de pájaros, de manera que llegan a invadir en verdad las plantas, tanto es así que pueden verse desde relativamente lejos. Esto provoca que las plantas terminen secándose y perdiendo sus hojas prematuramente, sobre todo en el caso de los tomates y los frijoles de las huertas.

¿Cómo proceder, pues? Ciertamente, matarlos no es la solución, incluso por una cuestión de índole «práctica». El color rojo de los ácaros es generado por la hemolinfa, que es muy difícil de eliminar de tejidos y superficies. Ahora sí, veamos cuáles son los métodos más naturales para alejar a las arañitas rojas de tu jardín.

Despídete de las arañas rojas: así es cómo se hace

Si la sabemos aprovechar para bien, la naturaleza nos brinda remedios para solucionar muchos inconvenientes. También para el caso de los ácaros ella nos ofrece soluciones efectivas, sostenibles y económicas. Por si no lo sabías, los insecticidas y herbicidas son ineficaces para estos ácaros.

Fuente: Canva

Para mantenerlos a raya, el ajo puede ser un insecticida natural. Solo necesitas separar unos dientes de ajo (20 g para ser exactos) y ponerlos a hervir en una cacerola con medio litro de agua durante 15 minutos. Mientras esperas, puedes decorar tu jardín como más te guste. Pasado el cuarto de hora, apaga la hornalla y deja enfriar el agua con el ajo. Luego deberás filtrar y colocar la preparación en un pulverizador para aplicar durante la noche a las plantas y sus hojas.

¿Qué pasa si no tienes ajo? Puedes usar cebolla tranquilamente. El procedimiento es similar. Cortar la cebolla y picarla sin quitarle la piel, ponerla a hervir durante 20 minutos en un litro de agua y luego dejar enfriar. Por último, filtrar y verter en una botella con pulverizador y rociar también por la noche sobre plantas y hojas.

Otro remedio natural para tu jardín es el jabón de Marsella. Parte el pan en trocitos y déjalo disolver en agua caliente. Después, deja enfriar la mezcla y con la ayuda de un pulverizador rocía el contenido sobre las plantas (por la noche).

Fuente: Canva

Por último, el aceite esencial de romero. Bastan unas gotas disueltas en un recipiente lleno de agua y un rociador para decirle adiós a las arañas rojas. Recuerda agitar bien antes de usar y aplicarlo (también) a la luz de la luna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here