Una campaña en las redes logró frenar la promoción de trigo transgénico

Un laboratorio intentó promover trigo transgénico aliándose con una alimenticia, pero una masiva campaña en redes sociales logró frenarlo.

Una campaña en las redes logró frenar la promoción de trigo transgénico
Una famosa marca de alfajores argentinos pensaba incluir trigo transgénico en sus recetas. (Foto: Adobe Stock)

En Argentina, el laboratorio Bioceres intentó promover el desarrollo del trigo transgénico HB4, que aún no se siembra en ninguna parte del mundo. Para ello, anunciaron la alianza con la marca Havanna, una de las líderes en Sudamérica en venta de alfajores (un dulce argentino típico). Pero referentes de sectores ambientalistas lograron frenar la unión con una fuerte campaña en redes con el hashtag «chau Havanna».

La acción logró tal masividad que resonó fuerte por todas las redes sociales y, casi en tiempo récord, logró que la marca productora de alimentos diera marcha atrás y se despegue del laboratorio.

 

Havanna2
Una de las imágenes de la campaña en contra de la empresa que iba a usar el polémico trigo. (Foto: Instagram @museo.del.hambre)

Que es el trigo transgénico HB4

El trigo transgénico HB4 aún no se cultiva en ningún lugar del mundo porque no tiene aprobación para hacerlo. Bioceres es una empresa de biotecnología argentina que está investigando para implementarlo, con el fundamento de que es resistente a la sequía.

Lo que la empresa presentó como un avance (porque estos cultivos se adaptarían a los cambios globales que deben cuidar el planeta) fue descalificado fuertemente por diversos referentes ambientalistas. Principalmente, porque este cultivo es resistente al herbicida glufosinato de amonio, que es más tóxico que el peligroso y dañino glifosato.

Uno de estos referentes es el biólogo, filósofo e investigador Guillermo Folguera, una de las voces fuertes contra del modelo extractivista de la agroindustria. En declaraciones al medio Carbono News, Folguera alertó que este tipo de cultivos usa tecnología pesada para aplicar el “ritmo y matriz del fordismo de la producción”.

Es decir, un modelo que busca principalmente minimizar los costos y aumentar la producción.

trigo HB4
El trigo HB4 aún no se cultiva en ningún lugar del mundo. (Foto: agroverdad.com.ar)

Por otra parte, la Red de Abogadas y Abogados por la Soberanía Alimentaria también se expresó criticando al cultivo. Indicaron que su implementación multiplicará el uso de agrotóxicos, por lo que habrá más alimentos no saludables en el mercado. Esto sucederá por la polinización cruzada, ya que el trigo nuevo contaminará a los que no están modificados.

La efectividad de la campaña

Luego del anuncio de la unión de Bioceres con Havanna hubo una fuerte repercusión que trajo rápidamente el resultado. La estrategia se centró en denunciar a la empresa productora de alimentos por acordar lo que llevaría a generar un producto tóxico.

No sucede muchas veces, ni mucho menos tan rápido, pero en cuestión de días Havanna salió a despegarse de Bioceres diciendo que aún no habían confirmado ninguna unión.

En declaraciones a Carbono News, la empresa aclaró que las instancias de negociación ni siquiera habían comenzado. Además, agregó que ninguno de sus productos tenía la intervención de la polémica empresa de biotecnología.

Los principales impulsores de la campaña celebraron la marcha atrás de la empresa y aprovecharon para instar a las personas a que defiendan un modelo de producción que apunte a la agroecología.

Uno de ellos fue Folguera, quien celebró la noticia diciendo que es el resultado de la mayor conciencia de la ciudadanía por impedir negocios que atenten contra la naturaleza y la propia especie.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here