Conoce a Leo, un conejo sin orejas que se está ganado el corazón de todos

Leo, es un conejo de Belfast en Irlanda del Norte, que ha conmocionado a los usuarios de internet con su tierno y peculiar aspecto.

Los conejos son conocidos por una característica muy pronunciada que los define y es el tamaño de sus orejas, que suelen ser grandes y largas.

Este no es el caso del conejo Leo, quien fue nombrado así por sus dueños por una razón: el aspecto de sus orejas, o mejor dicho la falta de ellas, que lo hace parecer un «pequeño león«.

Según reseñó el Miami Diario, Lindsay Clarke cuenta que ella fue quien adquirió a Leo para regalarlo a su hija Macy en su cumpleaños, tras haber investigado «a esta raza de conejos gigantes», al ser conocidos por su manso comportamiento, pero destacó que «no tenía idea en lo que se estaban metiendo».

El esposo de Lindsay, Kylie Clarke, por su parte comentó que desde el primer momento en que Leo nació, supo que algo no andaba bien y que a medida que fue creciendo, notaron que no tenía orejas.

Los dueños de Leo investigaron un poco sobre el tema y contaron que no existía una explicación exacta del por qué este pequeño conejo no tuvo orejas. Expresaron que aún así tiene una vida saludable y feliz.

Kylie y Lindsay reiteraron que Leo es un conejo que puede hacer las actividades normales de una liebre y que se adaptó muy bien en la casa.

La familia Clarke, ha compartido las fotos de este singular conejo a través de las redes sociales, recibiendo comentarios como «qué ternura» refiriéndose a Leo.

Sin embargo, el pequeño Leo no ha sido el único conejo viral por su falta de orejas. De acuerdo al portal de Noticias de Navarra, Rodajia Welch es dueña de Mimi, una coneja que no tiene orejas y solo posee tres patas.

La joven británica, cuenta que se llevó a Mimi, a sus hermanos y a su madre a casa, porque su dueño enfermó y no podía cuidar más de ellos.

Rodajia cuenta que se percató de la singularidad de Mimi y decidió tejer unas orejas para que la coneja no se sintiera excluida de la camada y de ahí nació realmente su nombre, de «Kemonomimi», una forma de cosplay donde los personajes utilizan diferentes orejas de animales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here