¿Te gusta el remo? Consejos para comprar tu primer kayak

Si comenzó a gustarte el mundo del kayak, esta revisión sobre los modelos más populares te ayudará a discernir qué embarcación comprar.

Hay muchas opciones kayaks. Debes elegir de acuerdo a tu bolsillo, espacio en tu casa e interés (Foto de Foto de Spencer Gurley - Pexels).
Debes elegir tu kayak de acuerdo a tu bolsillo, espacio en tu casa e interés. (Foto: Spencer Gurley – Pexels)

Si contemplando un hermoso lago alguna vez deseaste estar relajado en el centro de ese espejo de agua, tienes que saber que este es el momento en el que debes pensar seriamente en comprar un kayak.

¿Por qué un kayak? Básicamente porque se trata de un un tipo de embarcación muy versátil que te permitirá organizar una jornada de pesca, una excursión lacustre, una tarde de ejercicio a puro remo o simplemente navegar para desconectar de tus problemas.

Lo primero que debes saber es que existes dos familias de kayaks muy diferentes: los recreacionales y los deportivos. Los recreacionales son del tipo abiertos o sit on top. Los deportivos, por otro lado, son los que vienen con el cockpit cerrado.

Kayak sit on top

Los kayaks sit on top son los los mejores para adentrarse en este mundo náutico. Se trata de las embarcaciones más económicas, estables y agradables.

Se llaman sit on top porque tienen el cockpit abierto, es decir, el navegante va sentado encima de la embarcación sin nada que cubra su cuerpo. Este tipo de kayak es ideal para pescar, desestresarse y pasar un rato agradable en familia.

En el kayak sit on top los navegantes van sobre la embarcación sin nada que los cubra (Foto de Foto de Rachel Claire - Pexels).
En el kayak sit on top los navegantes van sobre la embarcación sin nada que los cubra. (Foto: Rachel Claire – Pexels)

Generalmente, están hechos de un plástico muy resistente y no son muy pesados, por lo que los puedes trasladar en el techo de cualquier coche con un portaequipaje.

Estos kayaks tienen una manga (el ancho de la embarcación) bien ancha, lo que les da mucha estabilidad. Es muy raro que una de estas embarcaciones se vuelque de costado justamente por esta característica.

Además, es poco probable que se hundan ya que poseen imbornales. Se trata de unos pequeños huecos por donde se evacua constantemente el agua que ingresa a la embarcación.

Un típico modelo de kayak sit on top con su silla y su remo (Foto de Sangeet Rao - Pexels).
Un típico modelo de kayak sit on top con su silla y su remo. (Foto: Sangeet Rao – Pexels)

Estos kayaks son recreacionales y vienen diseñados para una, dos, tres o cuatro personas. También se les puede anexar innumerables accesorios, como tambuchos estancos (pequeños baúles para guardar cosas que no queremos que se mojen), posa cañas, sillas o sillines, anclas y hasta velas.

Si bien se trata de embarcaciones con un buen diseño hidrodinámico, no están hechas para responder a situaciones extremas como las que se dan en ríos correntosos, mares bravos o condiciones meteorológicas de vientos fuertes.

kayak cerrado

En esta familia de kayaks encontramos una enorme variedad de tipologías. Generalmente, son embarcaciones deportivas que vienen con el cockpit cerrado, es decir, de la cintura para abajo quedamos dentro de embarcación.

Pueden venir con un timón que se comanda desde pedales. Este sistema ayuda mucho a mantener el rumbo de la embarcación y hacen que trabajemos menos con la cintura.

El cockpit del kayak cerrado cubre el cuerpo del palista de la cintura para bajo (Foto de Maksim Goncharenok - Pexels).
El cockpit del kayak cerrado cubre el cuerpo del palista de la cintura para abajo. (Foto: Maksim Goncharenok – Pexels)

La manga de estos kayaks es más angosta, por lo que es más probable darse vuelta en medio de una navegación. Para remar con mayor seguridad, es necesario aprender las técnicas de rotación del kayak desde abajo del agua. No se trata de algo complejo, pero sí indispensable.

Otra de las bondades de estos kayaks es que al ser cerrados nos mantendrán secos. Esto gracias al cubre cockpit de neopren que es necesario vestir antes de comenzar a remar. El sistema está pensado también para que no ingrese agua al kayak.

Suelen venir con asientos y tambuchos incorporados en sus diseños. Su costo es más elevado porque además de plástico se los puede conseguir en otros materiales, como fibra de vidrio, carbono o kevlar.

Existen innumerables modelos de kayaks cerrados. La mayoría de las personas compra los kayaks de travesía. Si bien son un poco menos estables que los kayaks abiertos, son muy seguros y permiten hacer hermosas y largas excursiones en lagos o ríos tranquilos.

Pocos deportes generan tanta paz interior como el kayak (Foto de Jaime Reiner - Pexels).
Pocos deportes generan tanta paz interior como el kayak. (Foto: Jaime Reiner – Pexels)

Luego tenemos los kayaks de competencia, entre los que se encuentran los de pista, polo o surf ski. Estamos hablando de embarcaciones de alto rendimiento para prácticas deportivas.

Ideales para transportar

Antes de comprar un kayak debes tener en cuenta dos cuestiones elementales: dónde vas a guardarlo y cómo vas a transportarlo. Y esta no es una cuestión menor porque un kayak recreacional relativamente corto no tiene menos de 2,5 metros de eslora (el largo de una embarcación).

Vienen accesorios que permiten colgar a los kakays de la pared. También existen caballetes donde puedes apoyar los kayaks para mantenerlos lejos del piso y la humedad. Asimismo, necesitarás un sitio para guardar los remos, que suelen ser bastante largos.

¿Qué opciones existen entonces si dispones del dinero y las ganas para comprar un kayak, pero no tienes espacio? La tecnología tiene una respuesta para casi todo, y en este mundo la solución está en los modelos modulares e inflables.

Los kayaks modulares suelen ser sit on top. Por lo general, están divididos en dos o tres piezas que se encastran antes de ir al agua. Son como una pieza de Lego gigante que te permitirá disfrutar de un hermoso deporte.

Pero los reyes de la comodidad son los kayaks inflables. Estos vienen plegados y se pueden trasladar en una mochila grande. Los modelos más populares son con el cockpit cerrado y vienen de fábrica con su inflador.

Son más inestables que los kayaks rígidos, pero con el paso del tiempo y su popularización sus diseños han mejorado. Un gran punto a favor de estas embarcaciones es que las puedes transportar en el maletero o en un bus porque realmente ocupan muy poco espacio.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here