Descubre los electrodomésticos que más consumen: los devoradores de energía

«Conocer» nuestros electrodomésticos nos puede ayudar a pagar menos a fin de mes. Algunos de ellos, aunque nos hagan la vida más sencilla, son realmente depredadores de energía. ¿Sabes acaso cuáles son los que más consumen?

¿Te resulta posible pensar en una vida sin refrigerador, sin horno, sin lavarropas? Quizá no, pero el ser humano no nació con esos aparatos. Hasta hace muy poco, de hecho, nuestros ancestros iban al río a lavar su ropa, conservaban sus alimentos en sal y utilizaban leña para alimentar el fuego con el que cocinaban.

cocina
(Fuente: Canva)

En fin, una vida sin electrodomésticos es posible, pero sería una vida muy engorrosa. No hay que ignorar las grandes ventajas que aquéllos nos proporcionan, especialmente en cuanto a la comodidad. Pero este modo de vida tiene también su costo, pues ya sabemos de sobra que cualquier electrodoméstico funciona a base de energía.

No obstante, últimamente el costo de ésta nos ha obligado a pensar bien cuándo, cómo y por cuánto tiempo encender incluso el horno. Con la lavadora pasa algo similar: salvo que rebalse y podamos apenas cerrar la tapa, no la ponemos a funcionar. El problema está siendo, pues, el uso sistemático de algunos dispositivos, ya que esto significa un aumento considerable en el costo de las boletas. Pero no nos demos por vencidos.

Los electrodomésticos más «energívoros»

Los que más energía consumen son: refrigerador, horno eléctrico, lavarropas y lavavajillas, debido a la particularidad de su constante uso. Estos cuatro son, por lejos, los aparatos domésticos más «energívoros».

Debido a que siempre está encendido y en constante funcionamiento, el refrigerador es uno de los que más contribuyen a incrementar el costo de la boleta de luz. Sería absurdo estar desconectando y conectando alternativamente el refrigerador en virtud de los alimentos almacenados. Pero más allá de su modo de funcionamiento, las tareas de enfriar y congelar, sumadas al tamaño del aparato, impactan indudablemente en la capacidad de consumo. A más tamaño y mayor capacidad de enfriamiento, más costoso será su uso.

nevera
(Fuente: Canva)

El horno eléctrico, por su parte, no es utilizado de forma continua, aunque sí consume bastante a pesar de ello. También varía su consumo dependiendo el tamaño, el modelo, la potencia y su modo de uso. Por ejemplo, aquellos modelos que son convectores requieren menos energía puesto que los ventiladores aceleran el tiempo de cocción, a diferencia de los estáticos.

La lavadora, nuestra fiel compañera, es una de las que más impacto tiene en la boleta. Para reducir su consumo, lamentablemente, no basta con encenderla menos días a la semana. Lo que realmente afecta el consumo es más bien la capacidad de carga, esto es, cuánta agua y cuánta electricidad se necesitan para cada lavado. Mientras más tiempo demore el agua en calentarse, más energía terminará consumiendo.

lavadora
(Fuente: Canva)

Como todos los electrodomésticos, el lavavajillas varía su consumo dependiendo el tamaño del aparato y el tiempo que tarda el agua en alcanzar la temperatura adecuada. No obstante, en este caso existen dos alternativas, una más efectiva que la otra. En primer  lugar, se pueden lavar a mano los platos y los cubiertos. Pero, si no se dispone de tiempo o energía, se puede encender el lavavajillas seleccionando el ciclo de lavado rápido y a baja temperatura, lo cual permite ahorrar tiempo y dinero a la vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here