El rinoceronte blanco se extingue, ¿puede la ciencia recuperarlo?

El rinoceronte blanco está funcionalmente extinto, ¿sabes por qué? Científicos trabajan en un proyecto para salvarlo de un trágico final y si tienen éxito, ¿podremos intentarlo con otras especies?

El rinoceronte blanco se extingue
La lucha por recuperar una especie. (Foto: Keith Markilie en Unsplash)

Existen en el mundo más de 35.500 especies que actualmente se encuentran en riesgo de extinción (según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), y la cifra crece cada año. Muchas son prácticamente desconocidas, pero entre ellas hay algunas muy familiares e incluso emblemáticas: una de esas especies es, sin lugar a dudas, el rinoceronte.

Existen cinco especies de rinocerontes distribuidas en diferentes regiones de Asia y África. Todas amenazadas por el hombre. En Asia encontramos a los ejemplares de Java, los de la especie de la India y los de Sumatra. África, en tanto, es el hogar del rinoceronte negro y el rinoceronte blanco. De este último se reconocen dos subespecies, el rinoceronte blanco del sur y el rinoceronte blanco del norte, y la segunda este año ha sido declarada funcionalmente extinta.

¿Qué es la extinción funcional del rinoceronte blanco?

Quien piensa en la sabana africana puede evocar a estos enormes herbívoros con sus inconfundibles cuernos sobre sus hocicos. Tristemente, los característicos cuernos son el principal motivo por el que el rinoceronte se asoma al abismo de la extinción: la caza furtiva no les da un respiro.

El alto valor en el mercado negro de los cuernos de estos ejemplares es lo que los ha condenando a su desaparición. Aún existe, principalmente en Asia, la irracional creencia de que los mismos poseen poderes curativos y propiedades afrodisíacas.

¿Y por qué el rinoceronte blanco del norte fue declarado “funcionalmente» extinto? Porque si bien aún quedan ejemplares con vida, se trata sólo de dos hembras. Por tanto, no existen posibilidades de que puedan reproducirse y sin intervención humana desaparecerían para siempre.

rinoceronte blanco en peligro de extinción
Amenazado por el precio de sus cuernos. (Foto: David Clode en Unsplash)

La ciencia al rescate: crioconservación y reproducción artificial

Se vienen llevando a cabo intentos desesperados para preservar la especie. Actualmente, un equipo de científicos internacionales ha obtenido embriones congelados y se trata de una opción viable para prolongar la existencia del rinoceronte blanco.

Estos embriones se lograron a partir de la fecundación exitosa de óvulos extraídos de las hembras y esperma obtenido de machos fallecidos, y se encuentran congelados a la espera de transferirlos en hembras sustitutas adecuadas dentro de la especie más cercana genéticamente, que son los rinocerontes blancos del sur.

¿Y por qué se buscan hembras del sur si aún existen dos especímenes vivos de hembras del norte? Según los expertos, el riesgo de fracaso es muy alto debido a la avanzada edad de las mismas.

Existen estudios cuyos resultados hablan de una buena probabilidad de que un rescate híbrido sea posible, es decir, de poder preservar a la subespecie del norte a partir de la obtención de embriones híbridos con las poblaciones del sur. Pero no todos en la comunidad científica están convencidos al respecto.

Voces a favor y en contra

Hay muchas voces a favor y muchas en contra respecto a realizar o no los esfuerzos necesarios para recuperar a esta especie.

Algunos científicos consideran que los pocos recursos destinados a la conservación de las especies deberían dirigirse a aquellas en peligro que aún tienen verdaderas chances de sobrevivir. Otros consideran que lograr recuperar con éxito a esta especie sería considerado como una historia positiva y motivadora para las personas, y que vale la pena intentarlo.

Más allá de este debate, lo cierto es que actualmente miles y miles de animales se encuentran en peligro de morir y desaparecer, pese al compromiso mundial de protegerlos.

También puede interesarte: La lista más triste del mundo: 10 animales al borde de la extinción

Fuentes: National Geographic, The Telegraph, Ecoosfera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here