Impactante: así esquiva a los barcos una ballena azul para sobrevivir

Una animación muestra el estresante recorrido de una ballena azul para esquivar el tráfico de barcos en el Golfo de Ancud (Chile) y poder alimentarse.

Ballena Barco2
Las ballenas azules quedan acorraladas por el tráfico marítimo. (Foto: Alan Bedding – Pixabay)

La ballena azul, el mamífero más grandes de la Tierra, se dirige todos los veranos al sur de Chile en busca de su alimento, el krill. Y este abunda en el Golfo de Ancud, en el Pacífico sur, por la mezcla de aguas subantárticas con aguas dulces provenientes de glaciares y lluvias.

Pero una investigación publicada recientemente en la revista científica Nature alertó sobre el peligro de colisiones entre las ballenas y los barcos pesqueros transitan por aquella zona.

A la par, la ONG de base científica Centro Ballena Azul publicó una impactante animación donde se puede ver la dificultad para desplazarse que tiene uno de estos animales.

¿Cómo lograron hacer la animación?

Los científicos lograron captar el movimiento de una de las ballenas por medio de un sistema de rastreo satelital que siguió sus movimientos durante una semana.

Paralelamente, realizaron un mapeo del movimiento de los barcos a partir de su información satelital. Luego, superpusieron las imágenes.

El resultado fue esta animación que publicó la Centro Ballena Azul en sus redes sociales.

El punto azul es la ballenas observada y los puntos marrones son los barcos que transitan la zona, pertenecientes a la industria pesquera industrial y artesanal, de transporte y acuícola.

Esta última flota de barcos sería la más potencialmente peligrosa, ya que son los más numerosos. El el 83% de estas embarcaciones están relacionadas a la acuicultura de salmones, actividad cuestionada por su gran impacto ambiental.

La amenaza a un animal que está en peligro de extinción

La ballena azul es una de las especies amenazadas que podría extinguirse si no se toman medidas para protegerlas. Por eso, la publicación intentó llamar la atención para que se tomen acciones urgentes.

El desplazamiento de las embarcaciones, además del peligro de colisiones con los cetáceos, también perjudica la acústica de la zona. Esto los afecta negativamente porque se comunican, alimentan y socializan por medio del sonido.

ballenas
Los ruidos de las embarcaciones afecta a la comunicación, alimentación y socialización de las ballenas, (Foto: Elianne Dipp – Pexels)

Luis Bedriñana, autor principal de la investigación, indicó que las implicancias del tráfico marino son muy graves. El problema es que las ballenas van a esta zona exclusivamente a alimentarse, para luego migrar al norte a reproducirse.

Pero el hecho de estar esquivando las embarcaciones y no poder comunicarse ni tener sus comportamientos naturales, puede influenciar a que a las ballenas no migren.

Bedriñana asegura que si las ballenas no logran consumir la energía suficiente para migrar, se verán obligadas a quedarse en el invierno. Y repercute negativamente al aumento de ejemplares ya que afectará la reproducción de la ballena azul.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here