Se acabaron los sacrificios: llegó la píldora para mantenernos en forma

Una de las enfermedades típicas que sufre nuestra sociedad actual podría quedar solucionada con tan sólo una pastilla. Te lo contamos.

Sabemos que ciencia y tecnología van de la mano. Avanzan juntas y se nutren la una a la otra. Todos los días nos encontramos con algún nuevo desarrollo o invención que revoluciona por completo -o en algún sentido- nuestra vida. Algunas veces, esos logros tienen impacto directo en nuestra calidad y expectativa de vida.

(Foto: Canva)

En este caso, investigadores del Baylor College of Medicine y la Stanford School of Medicine, se propusieron desarrollar un método que permita resolver de una vez por todas la obesidad. El Dr. Yong Xu, pudo mostrar, a partir de una experimentación específica y muy detallada, que una pastilla podría ser el fin del problema.

Sólo una pastilla para salvarnos de la obesidad

El compuesto milagroso que le da esta propiedad a la pastilla es un aminoácido conocido como Lac-Phe y, si bien, en palabras del profesor Xu, la investigación se llevó a cabo sólo en ratones de laboratorio pronto se llevarán a cabo las pruebas en humanos. Esta molécula Lac-Phe es la encargada de luchar contra la obesidad y brindarle a sus consumidores una vida saludable y hasta beneficiosa del deporte.

(Foto: Canva)

Hay miles de personas sin tiempo para ir al gimnasio las horas que requeriría estar en forma. Además, hablamos de personas que quizá también no tienen la energía para hacer tal esfuerzo físico. Lac-Phe podría reemplazar ese ejercicio, ayudando a esas personas. En el laboratorio, el 50% de los sujetos del experimento redujeron la alimentación y el apetito.

Hasta el momento, más allá de una mejor tolerancia a la glucosa, no han aparecido efectos secundarios. El fármaco, que ya se encuentra patentado, es, según el profesor Xu y los investigadores, la esperanza de una vida saludable para quienes no tienen el tiempo, o la fuerza, de llevar a cabo una rutina de ejercicio disminuyendo de forma casi permanente el apetito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here