Israel, en amenaza ambiental por un derrame de alquitrán

El derrame de alquitrán ocurrió a 50 kilómetros de las costas de Israel. Trabajan más de 7.000 voluntarios en contener el desastre.

La limpieza de las playas se realiza con cientos de voluntarios (Foto EcoOcean).
La limpieza de las playas se realiza con cientos de voluntarios. (Foto EcoOcean)

Una enorme mancha de alquitrán avanzó hacia las costas del mar Mediterráneo en Israel. El gobierno catalogó el hecho como «el peor desastre ecológico del país», al tiempo que se multiplican esfuerzos para contener el derrame y limpiar las playas.

Todavía se desconoce el origen de esta mancha de alquitrán. Se supone que se debe a un derramamiento ocurrido aguas adentro que luego fue llevado hacia las costas por cuestiones meteorológicas.

El daño ambiental en la zona es ocasionado por lo que se presumen decenas de toneladas de alquitrán. El derrame ya afecta a unos 160 kilómetros de playas en las costas próximas a Haifa.

Secreto de sumario y limpieza por el derrame de alquitrán

El gobierno impuso un secreto de sumario sobre la investigación del hecho, por lo que la opinión pública desconoce la causas que habrían provocado este desastre ambiental.

Algunos medios locales apuntan a que se trataría de una embarcación de bandera griega que navegaba rumbo a España. Aunque todavía las autoridades no han dado indicios. Lo único que se conoce es que el derrame se produjo a 50 kilómetros de la costa.

Cientos de personas, entre voluntarios y agentes estatales, trabajan para limpiar playas, rescatar animales y tratar de contener el avance del alquitrán. Benjamin Nentanyahu, primer ministro israelí, visitó la zona de desastre y estuvo colaborando con la limpieza.

La organización EcoOcean dispuso el despliegue de unos 7.000 voluntarios para hacer frente a esta tareas. Los trabajos de mitigación son arduos y a medida que pasan las horas varias personas deben ser atendidas por los servicios de salud por inhalación de hidrocarburos.

El peor derramamiento de la década en el Mediterráneo

Las primeras señales de la catástrofe se vieron la semana pasada. En la playa se encontró a una ballena muerta, en estado descomposición y con manchas de crudo en sus pulmones.

Desde el Ministerio de Ambiente de Israel indicaron que, pese a los esfuerzos que lleva la limpieza de la playa, la situación parece controlada. Durante los vuelos de control realizados en la zona no se detectaron por el momento otras manchas negras sobre el mar.

Los voluntarios tratan de limpiar las toneladas de alquitrán pegadas en las playas y animales (Foto EcoOcean).
Los voluntarios tratan de limpiar las toneladas de alquitrán pegadas en las playas y animales. (Foto EcoOcean)

Mientras tanto, la sociedad civil cuestiona al gobierno de Israel. La mayor crítica es que el Estado dispone de una enorme cantidad de presupuesto para defensa, pero escasos recursos para afrontar problemas ambientales de este tipo.

El desastre es tal que es considerado el peor derramamiento de la década en el Mediterráneo. Como precedentes se cita el vertido de 600 toneladas de petróleo crudo en octubre de 2018 al norte de Córcega. También, el hundimiento de un barco petrolero en 1991 cerca de Génova, con 230.000 toneladas de crudo en su interior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here