Mediterráneo: microplásticos en los pescados más consumidos

Investigaciones en el Mediterráneo occidental han demostrado contaminación por microplásticos en anchoas y sardinas, pescados usualmente consumidos en esta zona.

Peces nadando y alimentándose de plásticos (Foto: Adobe Stock)

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), destacó en un informe que la zona del mar Mediterráneo es una de las más afectadas por los microplásticos, junto con los mares del sudeste y el este asiático, así como regiones al norte del mar Pacífico y del Atlántico.

Un grupo internacional de investigadores que han realizado un estudio específicamente de los microplásticos en las comunidades del Mediterráneo, señalaron que las especies marinas que más lo contienen en esta zona, serían las sardinas y las anchoas.

Pescado fresco
(Foto: Adobe Stock)

Asimismo, puntualizan que estas especies estudiadas contenían en su interior microplásticos en un 60% (las anchoas) y en un 58% (las sardinas), especificando al mismo tiempo que estos son los pescados que más se consumen y se venden en la región mediterránea, representando un porcentaje del 39% en la misma.

El Instituto Español de Oceanografía (IEO), el Instituto de Ciencias del Mar (ICM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar (IFREMER, Institut Français de Recherche pour l’Exploitation de la Mer), han sido los investigadores de la situación y se han enfocado en la parte occidental del Mediterráneo.

Microplásticos encontrados en pescados (Foto: greenpeace.org)

De acuerdo a este mismo estudio, las zonas donde estas especies tiene una probabilidad más grande de consumir los microplásticos, sería en Golfo de León-Delta del Ebro por parte de las anchoas, y en el Golfo de Alicante por el lado de las sardinas.

En este aspecto, la científica del IEO, Maria Grazia Pennino, señala que «este es uno de los primeros estudios que encuentra este tipo de relación entre la incidencia de microplásticos y el aumento de parásitos intestinales”. Es decir, mientras más microplásticos, más parásitos habrían en el sistema digestivo.

La ingesta de las mencionadas especies, que podría dar una reacción por presencia de parásitos y microplásticos, podría afectar la salud tanto de los mencionados peces como la de los humanos que los consumen.

(Foto: cydnoticias.mx)

Por su parte, informes de la FAO, han destacado que estos pescados, junto a otras especies marinas como ostras, mejillones, almejas, corvinatas, bacaladillas, entre tantas otras, son solamente una parte de las más de 220 que ingieren desechos microplásticos de manera natural y regular.

Como conclusión de dicha investigación, se pudo conocer a través de otra de las investigadoras -en este caso perteneciente al ICM-CSIC-, Marta Coll, quien afirma que es evidente y fundamental una vigilancia regular y continuada de los ecosistemas marinos, que permita conocer su salud y el impacto sobre los seres humanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here