Oceanix City, la ciudad flotante que puede cambiar el futuro

Oceanix City es un modelo de ciudad flotante para descomprimir la demanda de vivienda. Su construcción y habitabilidad sería 100% sostenible.

Oceanix City está planteada para desarrollarse en el mar (Foto de Oceanix City).
Oceanix City está planteada para desarrollarse en el mar. (Foto: Oceanix City)

Una ciudad sostenible, autosuficiente, ecológica y ¡flotante! Como una Venecia moderna y con anclas en vez de pilares es como un grupo de arquitectos y el Massachussets Insitute of Technology (MIT) diseñaron Oceanix City.

La idea de esta ciudad flotante es dar una solución a la escasez habitacional. Además, busca ser una respuesta al aumento de nivel de los mares y los problemas que esto traerá a las ciudades costeras del planeta.

Es que Oceanix City no pretende ser una solución para millonarios, sino para todas las personas del planeta. El diseño de la ciudad está pensado para que la habiten unas 10.000 personas y sería resistente a inundaciones, tsunamis y huracanes.

Ocenix City, ciudad flotante y sostenible

Pero más allá de posibles situaciones extremas, esta ciudad sería una solución a problemáticas más cotidianas. Estaría equipada con sistemas de reciclaje de aguas residuales y desechos, áreas para cultivos y sistemas de desalinización de agua para beber.

La idea es que cada ciudad desarrollada sea autónoma, capaz de producir su propia energía de fuentes renovables, agua, calor y alimento. Este proyecto está alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, por eso está pensado para ser totalmente amigable con el medioambiente.

Este modelo de ciudades está pensado para ser autosuficiente y ecológicamente amigable (Foto de Oceanix City).
Este modelo de ciudades está pensado para ser autosuficiente y ecológicamente amigable. (Foto: Oceanix City)

Para generar sus propios alimentos, se prevén sistemas de agricultura vertical. Y debajo de cada plataforma hexagonal sobre la que se construiría la ciudad se harían cultivos oceánicos. Esto permitiría producir algas, ostras, mejillones o almejas, que además de servir como alimento mejoran la calidad del agua.

Por otro lado, en Oceanix City no habría automóviles. Y la movilidad en estas islas artificiales sería eléctrica, para garantizar cero emisiones de gases contaminantes a la atmósfera.

El material principal para la construcción de las aldeas y las ciudades sería el bambú. Se trata de un material que se genera en la naturaleza, crece rápido, es resistente y no deja huella de carbono.

También se utilizaría un material conocido biorock. Este se produce con la exposición de minerales marinos a la electricidad. Se dice que es más fuerte que hormigón, pero además tiene la cualidad de que flota.

Hexágonos y aldeas, unidas para flotar

Esta ciudad flotante se construiría sobre plataformas hexagonales con capacidad para crear espacios habitables para 300 personas. Seis de estas plataformas constituirían lo que se denominó una aldea, y una ciudad tendría seis aldeas.

Los hexágonos de las ciudades estarían anclados al fondo del mar, donde además se producirían alimentos (Foto de Oceanix City).
Los hexágonos de las ciudades estarían anclados al fondo del mar, donde se producirían alimentos. (Foto: Oceanix City).

Para asegurar la flotabilidad de la ciudad completa, los hexágonos estarían unidos unos con otros y anclados al fondo marino. Esto permitiría un movimiento homogéneo en las mareas. La idea es que el desarrollo de estas urbes no esté a más de dos kilómetros de las costas.

Hay que aclarar que, hasta el momento, Oceanix City es solo un proyecto y todavía no cuenta con fondos para su desarrollo. En principio es apoyado por las Naciones Unidas, pero todavía busca financiamiento para concretarse.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here