En el planeta, ¿crees que hay más objetos o seres vivos?

Según un estudio, en 2020 el peso de los objetos creados por los humanos superó al de todos los seres vivos. Se proyecta un aumento en la tendencia.

Cuidad y naturaleza
Las ciudades le han ganado lugar a la naturaleza. (Foto: David Edelstein – Unsplash)

En nuestro planeta, ¿habrá más edificios, carreteras, teléfonos móviles, coches y plásticos que plantas y animales? Quizás no te lo habías preguntado nunca, pero la respuesta sí debería importarte. Y es que un estudio revela que, en 2020, por primera vez el peso de los objetos creados por el hombre superó al de todos seres vivos del planeta.

Los alarmantes datos del estudio sobre la huella humana en la Tierra, publicado en la revista Nature, fueron obtenidos por un equipo de científicos del Weizmann Institute of Science, de Israel.

El estudio asegura que esta es una tendencia que viene creciendo en el último siglo. Y seguirá en aumento.

Más masa antropogénica que seres vivos

La investigación se basó en el análisis y comparación de dos masas. Por un lado, la masa antropogénica, es decir, el total de objetos en uso fabricados por humanos. Incluye edificios, carreteras, maquinarias, plásticos, coches y todo tipo de objetos sólidos creados por el hombre, hasta tu teléfono móvil.

Por otro lado, se encuentra la biomasa viva. Esta se compone por animales, plantas, hongos, bacterias, arqueas y protistas, es decir, todos los seres vivos del planeta sin contar a los humanos.

Con los datos obtenidos, los científicos concluyeron en que, por primera vez en la historia, la masa antropogénica superó a la biomasa viva. Según los resultados, los plásticos que hay en el planeta pesan el doble que todos los animales marinos y terrestres juntos. ¿Y qué sucede con los edificios y la infraestructura? Pues que superan a los árboles y arbustos.

Para entender mejor este resultado del estudio «La masa global creada por el hombre excede toda la biomasa viva», los investigadores brindan ejemplos específicos. Uno de ellos es que la masa de la Torre Eiffel es aproximadamente igual al peso de los 10.000 rinocerontes blancos que quedan en el mundo.

La Justicia condena a Francia por inacción frente al cambio climático
La masa de la Torre Eiffel equivale al peso de 10.000 rinocerontes blancos. (Foto: Alexis Minchella – Unsplash)

Una tendencia en crecimiento

A partir del año 1900 comenzó una gran expansión humana. Con la llegada de la modernización, cada vez se construyeron más ciudades, con edificios de hormigón y carreteras. En aquella época, la masa antropogénica pesaba 35 mil millones de toneladas métricas, mientras que la biomasa era de 1,6 billones de toneladas métricas.

Hoy, esas cifras cambiaron. El estudio revela que la masa antropogénica ahora pesa aproximadamente 1,1 billones de toneladas métricas. Esto equivale al peso de todos los seres vivos del planeta (sin contar a los humanos).

Además del desarrollo urbano, el modelo de consumo no ayudó a frenar la tendencia debido a la cantidad de residuos sólidos que generan los productos. Según este estudio, en promedio, cada persona en el mundo produce por semana una masa antropogénica igual o mayor a su peso corporal. Esto significa que todos somos, en parte, responsables de haber llegado hasta este punto.

En nuestro actual mundo desarrollado es fácil comprender que al hacer uso -y abuso- de la naturaleza, los seres humanos nos hemos excedido con ella. Creamos, usamos y desperdiciamos a un ritmo preocupantemente alto. No permitimos que la Tierra se recupere a la explotación de recursos naturales que hacemos de ella.

Las alarmantes previsiones del estudio

Basándose rigurosamente en la tendencia de los últimos años y proyectando los datos, los científicos calculan que la masa antropogénica continuará aumentando.

Así, para el año 2040, el peso de los objetos creados por el hombre duplicarán al de la biomasa viva.

Previsiones
Las previsiones para el 2040: la masa antropogénica duplicará a la biomasa viva. (Imagen: anthropomass.org)

Dos de los integrantes del equipo que realizó el estudio, Emily Elhacham y Ron Milo, crearon un sitio web para traducir los datos duros del estudio y poder dimensionar la gravedad de los resultados obtenidos en vistas al futuro del planeta.

Los ecosistemas, los más afectados

Cada vez más animales encuentran dificultades para sobrevivir en los pocos espacios disponibles que les quedan. Muchos bosques autóctonos fueron destruidos para incorporar en esos espacios plantaciones hechas por la agroindustria.

Los desarrollos inmobiliarios tampoco han tenido reparo en ocupar espacios para construir viviendas, industrias y carreteras en lugares donde antes había enormes ecosistemas.

El estado de los boques
Con la deforestación, los animales se quedan sin espacios para vivir. (Foto: Micah Boerma – Pexels)

Lamentablemente, la protección de los espacios naturales nunca ha sido suficiente para frenar el avance de la especie humana.

Para dimensionar lo que está sucediendo con el crecimiento de la masa antropogénica en el planeta, los investigadores señalan que, por ejemplo, el peso de la masa artificial creada en la ciudad Nueva York es casi igual al peso de todos los peces del mundo.

Los datos del estudio son un llamado a la conciencia sobre el daño que hemos hecho y de nuestro impacto negativo sobre la naturaleza. Y la solución nos incumbe a todos, cambiando hábitos individuales y demandando a los gobiernos políticas que protejan al medioambiente.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here