Para que tu piel luzca brillante y joven, aquí está el remedio de belleza

Debes quererte y cuidarte con la exfoliación, la mejor arma contra el envejecimiento de la piel. Hacer uno casero es muy fácil.

La única forma de sentirse bien con uno mismo y con el mundo entero, es cuidándose: sólo cuerpo y mente sanos pueden lograrlo. Con pequeños hábitos cotidianos, puedes hacerlo, especialmente en relación a la salud psicofísica. Puedes usar el exfoliante para retrasar el envejecimiento de la piel y mantenerla brillante y radiante. Vamos a develarte algunos secretos de los que ya no podrás prescindir.

(Foto: Pixabay)

Lo más interesante es que estas ideas revolucionarán tus formas de cuidar la piel, así como tu bolsillo. Intuimos que muchas de las cremas que prometen milagros las has comprado en vano.

En primer lugar, lo importante en el cuidado de la piel, es la dedicación diaria en el rostro. Hay que limpiar, higienizar, hidratar y nutrir constantemente, sin obviar la exfoliación.

Al menos dos veces por semana, debes exfoliarte para eliminar las impurezas profundas, incluyendo células muertas que se mezclan con agentes externos y nocivos. Puede ser la contaminación o el polvo pesado, ambas pueden ser muy peligrosas para la salud.

Prepara este exfoliante casero en sencillos pasos

No siempre la solución tiene que ser el retoque quirúrgico, solo debes quererte más y encargarte del cuidado de tu piel. Cuando veas los resultados, y dado que los productos en el mercado tienen metales, siliconas y plásticos, preferirás los exfoliantes naturales caseros para tener el cutis más homogéneo.

(Foto: Pixabay)

Antes que nada, para lograrlo, recuerda exfoliarte no más de dos veces a la semana, porque sino dañarías la piel y eso la haría más delicada a los factores externos; debe ser exfoliada con constancia un par de veces a la semana.

Lo que marca la diferencia son los microgránulos; ellos se encargan de la acción exfoliante. El azúcar de caña es la protagonista de esta receta infalible y nutritiva. Combina esto con dos cucharaditas de miel, aceite de oliva y aceite de almendras. Lograrás una mezcla poderosa y satisfactoria.

Verás los excelentes resultados desde su primer uso. Si lo que quieres es potenciar su poder cicatrizante, por algunas imperfecciones, rasguños o cortes, añade el jugo de medio limón y una cucharadita de bicarbonato de sodio. Potenciarás la acción que elimina manchas y beneficiarás tu rostro.

Para finalizar, no olvides realizar esta actividad durante la noche, porque durante el día está luz del sol, y tu rostro podría sufrir daños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here