Así fue el rescate de 38 ballenas varadas en Nueva Zelanda

Las ballenas quedaron varadas en una zona conocida como Farewell Split. Lamentablemente, 11 de los cetáceos murieron mientras se desarrollaban las tareas de rescate.

El rescate de las ballenas se llevó a cabo por voluntarios y el gobierno de Nueva Zelanda (Foto de Proyect Johan).
El rescate de las ballenas varadas en Nueva Zelanda e llevó a cabo por voluntarios y el gobierno. (Foto: Project Jonah)

Unas 49 ballenas piloto (también conocidas como calderones) quedaron varadas en la costa del norte de la Isla Sur de Nueva Zelanda y 38 de ellas lograron ser reflotadas. El rescate de los cetáceos fue coordinado por las autoridades de ese país y un grupo de voluntarios.

Las ballenas varadas fueron avistadas en la madrugada de este lunes 22 de febrero en Farewell Spit. Se trata de una gran franja de arena que se encuentra a 90 kilómetros de la ciudad de Nelson.

En total, unas 49 ballenas quedaron varadas en este banco de arena y 11 de estos animales murieron hacia la tarde del lunes, mientras que otros 38 lograron ser reintroducidos al agua por las autoridades y los voluntarios, informaron desde la organización proteccionista de ballenas Project Jonah.

Cómo fue el rescate de las ballenas varadas

Desde el Ministerio de Conservación de Nueva Zelanda se informó que más de 60 personas trabajaron en rescatar estos cetáceos. Otros 200 voluntarios se enfocaron en formar una barrera para poder juntar a las ballenas, que se encontraban dispersas en toda la playa.

Los rescatista lograron liberar a las ballenas ayudados por el aumento de la marea (Foto de Proyect Johan).
Los rescatista lograron liberar a las ballenas ayudados por el aumento de la marea. (Foto: Project Jonah)

Las tareas de rescate también consistieron en mantener a las ballenas frescas y húmedas durante el día. Los animales fueron remojados, se los mantuvo derechos y se procuró no ejercer presión sobre sus aletas.

Por la tarde, la subida de la marea facilitó el reingreso de estas ballenas al mar. Una vez en el agua, los cetáceos fueron escoltados por barcos con la idea de que reingresaran en aguas profundas para que no quedaran varados nuevamente.

Estas ballenas piloto fueron avistadas por un guía turístico, quien dio el aviso a las autoridades. En el rescate trabajaron profesionales del Ministerio de Conservación de Nueva Zelanda, voluntarios de la organización Project Jonah y vecinos del sector.

Un fenómeno sin explicación

Las ballenas varadas son un fenómeno recurrente en Ferrewell Split, una playa que tiene una extensión de 25 kilómetros cuadrados y que se encuentra en una zona conocida como Golden Bay.

En este sitio, en los últimos 15 años se han registrado decenas de varamiento de ballenas. En febrero de 2017, unos 700 animales encallaron en esta playa y 250 perecieron.

Todavía no existe información científica suficiente que permita explicar este fenómeno. Por los datos recabados hasta el momento, se cree que las ballenas piloto quedan varadas en las playas cuando nada por aguas bajas escapando de algún predador o persiguiendo otros peces que forman parte de su dieta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here