Vidas pequeñas y poco valoradas, ¿por qué proteger la biodiversidad de los suelos?

La biodiversidad de los suelos representa el 25% de la diversidad biológica del planeta. Entender su importancia es clave para hacer algo por su conservación.

biodiversidad de los suelos
(Foto: Pixabay)

Desde formas unicelulares y microorganismos a lombrices, nemátodos, artrópodos, mamíferos, reptiles y anfibios, algas y hongos. Esta es la biodiversidad que habita, literalmente, los suelos del planeta.

Más del 25% de la diversidad biológica del planeta se encuentra en los suelos, señala la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, esta gran biodiversidad puede verse amenazada por actividades humanas que tienen su impacto a nivel local (uso de de productos químicos agrícolas, urbanización y deforestación descontroladas, actividades agrícolas intensivas, contaminación, incendios forestales) y a escala global, como lo es el cambio climático.

Según la ONU, la vida subterránea es sumamente importante para la supervivencia del planeta ya que protege contra enfermedades y ayuda a mitigar el cambio climático. También es fuente de alimento.

Además, la microbiota del suelo tiene la capacidad de transformar la mayoría de los grandes compuestos orgánicos e inorgánicos, presentes en el mismo, en moléculas más pequeñas. De esta manera, quedan disponibles como nutrientes para poder ser utilizados por las plantas.

Por otra parte, estas transformaciones degradan y/o inmovilizan los contaminantes presentes tanto en el agua como en el suelo. Y los suelos sanos contribuyen al control y la prevención de plagas y patógenos. Un perfecto ciclo de la naturaleza, hoy en peligro.

Suelos sanos, mayor poder de recuperación ambiental

Otra de las funciones que cumple la biodiversidad de los suelos es la de fijar las moléculas de carbono. ¿Qué significa esto? Que ayudan a reducir las emisiones a la atmósfera de los gases de efecto invernadero.

Las plantas tienen la capacidad de absorber las moléculas de dióxido de carbono, que luego son almacenadas en los suelos gracias a la descomposición microbiana. Así, dicho carbono queda retenido por períodos más prolongados.

biodiversidad de los suelos
(Foto: Pixabay)

Además, muchos de estos microorganismos nos benefician a los seres humanos, tanto de manera directa como indirecta. ¡Pensemos en la producción de alimentos y medicamentos conseguidos gracias a ellos!

No olvidemos que hongos y bacterias se utilizan para producir panes, vinos, salsas de soja, bebidas fermentadas y demás alimentos. Por otra parte, nos ayudan a prevenir enfermedades inflamatorias como las alergias y el asma, las enfermedades autoinmunes y cientos de etcéteras más.

Nadie atiende a la pérdida de biodiversidad de suelos

Según un informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), no se está dimensionando correctamente la importancia de la pérdida de la biodiversidad de los suelos.

Advierte, además, que para poder llevar a buen puerto las diferentes iniciativas de desarrollo sostenible es necesario darle la importancia que se merece.

Este informe revela la falta de datos detallados a todo nivel respecto de dicha biodiversidad. Y señala la necesidad de promover los cambios necesarios para poder incluir indicadores biológicos de la salud del suelo, junto con los clásicos indicadores físico-químicos.

biodiversidad de los suelos
(Foto: Pixabay)

Se necesita protocolizar los muestreos y los análisis a nivel mundial para poder armonizar la recolección de datos. Esto servirá para poder comparar y realizar seguimientos eficientes a los fines de detectar los cambios en la biodiversidad del suelo.

Por otra parte, existe una seria preocupación ante las escasas prácticas de sostenibilidad en el uso del suelo por parte de los agricultores. Esto sucede tanto por la falta de apoyo técnico como por la falta de los incentivos adecuados.

En definitiva, es necesario valorar a estas pequeñas pero poderosas vidas. Los suelos sanos son importantísimos para la salud de los ecosistemas en su totalidad. De poco sirve cuidar a los animales y plantas que habitan sobre ellos, si estos no pueden cumplir de manera eficiente con sus funciones ecosistémicas básicas.

El cuidado del medioambiente es un trabajo integral y se requiere de todos sus componentes sanos si es que queremos tener éxito en nuestro compromiso con la naturaleza.

También puede interesarte:

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here