¿Sobran zanahorias ralladas? Prepara con ellas este exquisito plumcake

El pastel de zanahoria o plumcake es mucho más rico que las tartas que compramos ya hechas en el supermercado y muchísimo más saludables. ¿Sobraron zanahorias? ¡Mejor si están ralladas: un paso menos!

Podemos hacer cosas sorprendentes con restos de comida. Mucho más cuando los convertimos en deliciosos platos que no conocíamos. En otras oportunidades hemos visto las increíbles recetas que pueden prepararse con sobrantes, y en todos los casos ha sido un éxito.

Foto Freepic

Cuando nos sobra comida que no queremos y no debemos tirar, lo primero que se nos ocurre es guardarla en un contenedor hermético para comerlo otro día exactamente igual que como la dejamos.

Por ejemplo, si nos sobra ensalada de zanahoria rallada, la guardamos y la comemos al día siguiente tal como estaba. Pero esta no es la única opción: podemos transformarla en algo muchísimo más apetecible. Te mostramos a continuación una receta fácil y rápida de preparar.

Disfrutar el desayuno con un dulce y delicioso plumcake

Un buen pastel de zanahoria es la mejor forma de arrancar el día. Podemos prepararlo con más o menos calorías, de acuerdo a nuestro gusto. De todos modos seguirá siendo más saludable que las tartitas que compramos en el super para la merienda.

Foto Freepic

Ingredientes para 4 personas:

  • 270 g de zanahoria rallada
  • 70 g de almendras peladas
  • 2 huevos
  • 140 g de azúcar
  • 70 g de aceite de semillas
  • 140 g de harina 00
  • medio sobre de levadura en polvo
  • láminas de almendras para la decoración

Preparación:

  1. Si la zanahoria (!) no ha sido rallada, la metemos en la licuadora en trocitos pequeños hasta picarla finamente. Hacemos lo mismo con las almendras.
  2. En un bowl colocamos los huevos junto con el azúcar y el aceite, y con la batidora eléctrica mezclamos bien.
  3. Añadimos la harina, la levadura y las almendras trituradas. Mezclamos hasta dejar sin grumos.
  4. Finalmente, agregamos las zanahorias ralladas o picadas (yo las prefiero ralladas porque así la masa queda más seca) y mezclamos.
  5. Vertimos en un molde para budín o -como yo prefiero- dividimos la masa en ramequines, hasta un tercio en cualquiera de los dos casos.
  6. Espolvoreamos todo con las almendras y horneamos durante 45 minutos en horno precalentado a 190º en caso de haber usado la budinera; y a 180º durante 25 minutos si elegimos los ramequines para hacer muffins.

Al finalizar la cocción, hacemos la prueba del palillo y dejamos enfriar. Desmoldamos el plumcake. Los muffins pueden ser conservados en un recipiente hermético en el refrigerador hasta 4 o 5 días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here