Esta técnica es perfecta para blanquear tus dientes de forma natural

Blanquear tus dientes de forma natural es posible. Solo debes seguir estos prácticos y sencillos trucos para ver el resultado. Ya no podrás prescindir de ellos.

Especialmente porque cuida aspectos del bienestar, esta técnica de belleza, que no conoce todo el mundo, no es solamente un modo de contribuir a la estética. Se trata de higiene y limpieza sin dañar el esmalte. No esperes más para poner en práctica este truco natural.

(Foto: Pixabay)

No hace falta recurrir al agua oxigenada o a blanqueadores químicos. Es posible lograr el mismo resultado de un modo orgánico. Sin embargo debes conocer algunas cosas antes.

Cada 3 días aproximadamente debes hacer esto. Pero no más de dos semanas y seguirás teniendo una limpieza profunda.

Es fundamental cuidar a fondo la higiene bucal, aunque sea una obviedad decirlo, con un cepillado diario de 3 veces después de las comidas. De este modo protegerás tu esmalte.

Receta para blanquear los dientes de forma natural

Tanto el envejecimiento como la mala alimentación son las principales causas del daño estético de los dientes. Consumir chocolate y café es el tipo de alimentación que lleva a tener dientes amarillos. Fumar también es malo para ello. Finalmente, es necesario hacer un diagnóstico del estado bucal y asegurarse que no haya caries u otros problemas. En tal caso, este procedimiento debe realizarse una vez que se hayan solucionado esos problemas.

(Foto: Pixabay)

Para hacer que la sonrisa sea deslumbrante, la humanidad siempre ha desarrollado distintas técnicas, desde la antigüedad. Aunque no sea necesariamente un síntoma de bienestar, tener la dentadura blanca es una condición que lo posibilita. Además, se comunican buenas vibraciones con una bonita sonrisa.

Para conseguirlo hay muchas técnicas que se basan en los aportes de la naturaleza:

Hacer uso de la salvia es el primer método. Se trata de una hierba que garantiza un blanqueamiento sin daños. Además otorga tanto un aliento fresco y fragante como una potente protección contra las bacterias. Después de cepillarte puedes frotarla directamente en los dientes, pero no excedas las dos aplicaciones semanales. De otro modo, la sensibilidad dental, además de otros problemas, pueden aparecer.

El ácido málico, como segunda técnica, garantiza un brillo en la sonrisa solo alcanzado con Photoshop. Puedes encontrarlo en las fresas para aplicarlas directamente en los dientes o preparar una mezcla homogénea. La misma función puede alcanzarse con el jugo de manzana verde, pero, como ya hemos indicado, no hay que excederse en la aplicación.

La raíz del árbol Araak, aunque parezca el título de una saga fantasiosa, es la última técnica del día. Con un gran poder antiséptico y blanqueador, es una práctica eficiente que tenían los egipcios y babilonios. Muy avanzados en el campo del progreso apelaron a esta técnica que contiene vitamina C, fluoruros y silicio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here