Animales callejeros: ¿cómo puedes ayudar a frenar la sobrepoblación?

En muchos países, la sobrepoblación de animales callejeros es un gran problema. Las esterilizaciones y la adopción son las maneras de controlarlo.

El problema de los animales callejeros
En un país como España existen unos 800.000 perros callejeros, según la ONG Esdaw. (Foto: Nelson García Bedoya – Pixabay)

¿Ves muchos perros y gatos vagando por las calles? Sin duda la irresponsabilidad humana y el abandono influye, pero no es la principal causa. En realidad, la raíz del problema es la reproducción descontrolada que desencadena una sobrepoblación.

Según la Organización Internacional de Protección Animal (OIPA), se estima que la población de perros callejeros puede llegar a los 500 millones en el mundo. Los cálculos son difíciles de realizar porque no abundan los datos oficiales y porque la variación de cada población en el trato del problema modifica las estimaciones.

Pero se calcula que hay de cuatro a siete perros por cada habitante del planeta. Esto se proyecta porque los perros son 15 veces mas prolíficos que los seres humanos. Y los gatos son 45 veces más. Entonces, hay más animales que hogares para adoptarlos.

La cantidad de animales en las calles termina siendo un problema que muchas veces es resuelto con la eutanasia. Es que, lamentablemente, las perreras no suelen tener lugar y recursos para atender a tantos animales. Y los hogares dispuestos a adoptarlos no abundan.

Cachorro adopcion
Adoptando animales callejeros rescatados ayudas a salvar vidas. (Foto: Helena Lopes – Pexels)

La esterilización como manera de frenar este problema

¿Qué se dice a nivel mundial sobre la eutanasia de los animales callejeros? La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que no hay evidencia de que eliminar a los perros y gatos callejeros haya generado un impacto en sus densidades poblacionales.

En paralelo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indica que la eliminación de animales callejeros no es eficiente desde el punto de vista técnico, económico ni ético. Es decir, a los gobiernos les termina saliendo más caro eliminarlos que esterilizarlos. Además, la eutanasia no es ética. ¿Quién esta dispuesto a matar a estos fieles seres?

Por tanto, la esterilización es el único método efectivo para terminar con la sobrepoblación. Si se aplica a lo largo del tiempo, reduce fuertemente la densidad de estos animales en las calles.

Distintas ONG han desarrollado modelos de campañas esterilización para que los gobiernos las apliquen, ya que para que tengan impacto deben ser masivas. Abarcar a toda la comunidad solo se puede lograr desde políticas estatales.

Organizaciones internacionales y organismos de defensa de los animales son los principales promotores de las campañas de concienciación para que los gobiernos esterilicen masivamente. Y, a la par, para que las poblaciones adopten animales rescatados y los traten con respeto.

Se ha demostrado que si los gobiernos promueven el cuidado de los animales la población valora más sus vidas y toma conciencia sobre los que estos animales requieren.

Por eso, la esterilización es uno de los pilares para frenar el problema de la sobrepoblación de animales callejeros (quizás el más importante), seguido de la educación y la concienciación. Estas acciones, de manera conjunta, pueden erradicar este grave problema.

Algunas resistencias para su ejecución en los hogares

Por desconocimiento o mal asesoramiento, muchas personas creen que esterilizar a sus mascotas no es ético o que les puede traer algún problema de salud. A veces, se considera que no es natural intervenir quirúrgicamente a estos animales porque se les quita un derecho o sus instintos.

Pero lo cierto es que, al ser animales domesticados, han perdido su capacidad para controlar su población por sí solos, como sucede en el resto de la naturaleza. Por esta razón, la intervención humana es fundamental para frenar el desequilibrio.

Perra con cachorro
Las perras no tienen «deseos» de ser madres, pueden vivir sanamente sin serlo. (Foto: Nimit Naik – Pixabay)

Por otro lado, está el problema de la “humanización” de los perros y gatos, que lleva a tener pensamientos como “si lo esterilizo, será menos macho” o “no quiero quitarle el deseo de ser mamá”.

En los dos casos, no son más que mitos. Las mascotas se reproducen instintivamente, como el resto de los animales, para la continuidad de su especie. Y está claro que, al no tener autocontrol sobre su natalidad, lo único que esto genera son problemas tanto para ellos como para las comunidades.

Es común verlos deambular en jaurías peleando por fecundar a una hembra en celo que, por lo general, pasa días y días escapando, sin dormir y sin comer por el acoso constante de los machos.

Los beneficios de la esterilización para tu perro o gato

La esterilización tiene muchos beneficios para los animales. En las hembras, por ejemplo, se previene el cáncer de mama o de útero. En los machos, se reduce la agresividad y se evitan escapes o peleas por perseguir a hembras en celo.

Además, al suprimir el instinto sexual, se combaten enfermedades de transmisión sexual (sí, los perros y gatos también las tienen).

Con la esterilización se evitan camadas de cachorros indeseados, que pueden caer en malas manos y terminar siendo víctimas de maltrato o cazados por laboratorios que los usan para experimentar.

Así que, si aún no has esterilizado a tu perro o gato, ¿qué esperas? Tú puedes ayudar a frenar este problema. Si no puedes costear la intervención, consulta al gobierno de tu ciudad si hay servicios gratuitos o con alguna ONG local que te indique dónde hacerlo a bajo costo.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here