La ONU exhorta a la comunidad internacional a aplicar un impuesto a la riqueza

El objetivo es cubrir el gasto social y sanitario de la pandemia aplicando un impuesto a la riqueza. Estados Unidos se muestra proclive a esta política ya vigente en España, Noruega, Suiza y Bélgica.

ONU pide aplicar un impuesto a la riqueza
António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas. (Foto: El Economista)

Para muchos trabajadores, la pandemia de covid-19 despierta el dilema de arriesgarse a contagiarse o perder el trabajo y, con ello, el sustento diario. La desigualdad social y económica ha aumentado mucho más de lo que pronosticaban los organismos internacionales.

En estos términos, conservar la calidad de vida se ha convertido en un privilegio. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que en el primer semestre de 2020 se perdieron 400 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.

ONU pide aplicar un impuesto a la riqueza
La pandemia ha puesto en jaque a los trabajadores. (Foto: ONU)

Y las mujeres han sido las más perjudicadas. El terreno ganado en relación al acceso femenino al mercado de trabajo -en cuanto a mejores posiciones y condiciones laborales- puede experimentar un retroceso.

Como contracara de este triste escenario, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hay quienes se han beneficiado económicamente en este periodo. Así, el patrimonio de la población más rica del mundo se ha incrementado en un promedio de cinco billones de dólares.

La batalla desigual contra un ataque sin distinción social

¿Qué panorama le espera a millones de personas que han caído en la pobreza? El secretario general de ONU, António Guterres, apela a “un cambio de paradigma económico para un desarrollo sostenible”. Concretamente, se interpela a los países a establecer un impuesto a la riqueza para reducir la brecha económica.

ONU pide aplicar un impuesto a la riqueza
Las mujeres son el sector de la población mundial más afectado por las pérdidas de fuentes de trabajo. (Foto: ONU)

Durante el Foro del Consejo Económico y Social sobre la Financiación para el Desarrollo organizado por el organismo que lidera, Guterres advirtió que aún “nos esperan años de impacto socioeconómico”.

En su exposición, un dato graficó la dura realidad que nos deja la pandemia: alrededor de 120 millones de personas cayeron en la pobreza extrema tras el primer año de pandemia.

“Insto a los Gobiernos a que consideren la posibilidad de aplicar un impuesto de solidaridad o sobre la riqueza a quienes se han beneficiado durante la pandemia, para reducir las desigualdades extremas”, expresó el referente de la máxima autoridad de la sociedad internacional.

Con pronóstico desconocido sobre la evolución de la enfermedad que ya ha provocado la muerte de aproximadamente tres millones de personas en todo el mundo, aún el 93% de los trabajadores continúan con cierres y restricciones en sus lugares de trabajo para impedir que se sigan multiplicando los casos de contagio.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here