Ortorexia: el lado oscuro y extremo de comer sano

La ortorexia es un nuevo trastorno de la alimentación conocido como la obsesión por comer sano. ¿Cómo reconocer sus síntomas?

Ortorexia: el lado oscuro y extremo de comer sano
Ortorexia: la obsesión por comer sano. (Foto: Adobe Stock)

Cada año se establecen nuevos parámetros para el reconocimiento de trastornos que alteran nuestras conductas alimentarias en el Manual de Diagnóstico y Estadística de los trastornos mentales (DSM). Este es una especie de vademécum profesional para nutricionistas, psicólogos y psiquiatras de todo el mundo.

Aunque aún no se haya catalogado dentro del DSM, los profesionales de la salud están viendo un nuevo trastorno alimentario en torno a algo que se ha puesto de moda y que está “bien visto” porque muchos lo ven como un valor en sí mismo: se llama ortorexia y es la obsesión por comer sano.

¿Qué pasa cuando lo saludable no te deja vivir? Esto es lo que se pregunta Juana Poulisis, médica psiquiatra especialista en trastornos alimentarios, en su exposición TEDx Rosario. En la misma, explica las consecuencias de vivir atormentados por comer solo aquello que consideramos saludables, llegando a restringir gran cantidad de alimentos.

Del remordimiento a la restricción absoluta de alimentos

El término ortorexia deviene del vocablo latino “orthos”, que significa correcto, y “orexis”, que significa apetito. Es la preocupación obsesiva por el origen y la composición de los alimentos. Puede entenderse por la costumbre de elegir comida sana, pero donde acaba la preocupación razonable comienza el problema.

Cuando una persona excluye tantos alimentos de su dieta, su equilibrio nutricional está en juego. Y si incluso ya manifiesta un peso por debajo del Índice de Masa Corporal, estamos ante un desorden alimentario que tiene muchas similitudes con la anorexia y que puede agravarse.

“Es difícil hacer el diagnóstico de una ortorexia porque las personas que lo padecen están tan escondidas detrás de la idea de que están comiendo perfecto. Solo miran las etiquetas, si es saludable, si tiene pesticidas o conservantes e inclusive el ritual de cocción es obsesivo”, profundiza Juana Poulisis.

La tendencia hacia este desorden se manifiesta en sociedades donde se instalan la cultura del cuerpo, de la delgadez y de la “comida fit”. En las redes sociales circulan todos estos mensajes, “pero si yo no empiezo con una dieta de prohibidos, nada de esto se desarrolla”, advierte la especialista.

¿Cómo detectar los síntomas de la ortorexia?

Si una persona presenta un miedo exagerado por desviarse de la alimentación sana, se pasa más de tres horas planificando y cocinando comidas sanas, modifica su vida en función de esto e incluso se cortan vínculos o hay aislamiento social es hora de hacer una consulta a un especialista.

Otras conductas son examinar lo que comen los demás, tratar de evitar las reuniones sociales por la comida o experimentar estos momentos con tensión y malestar.

ortorexia
Convivir con la ortorexia lleva a momentos de tensión y problemas en situaciones de convivencia social en relación a la comida. (Foto: Engin Akyurt – Unsplash)

La ortorexia, además, presenta similitudes con la anorexia:

  • Miedo a la comida
  • Restricciones alimentarias
  • Personalidad obsesiva y rígida
  • Sentimiento de culpa extrema
  • Pasar mucho tiempo pensando, planificando y cocinando de manera excesiva

Las consecuencias pueden ser desnutrición, depresión, ansiedad, aislamiento social. Inclusive pueden manifestarse otros trastornos como la bulimia o el atracón.

La ortorexia puede provocar restricciones tan extremas que se produzcan cuadros de desnutrición severa, con descenso dramático de peso que obstaculice el funcionamiento vital de los principales órganos.

Necesitamos ser agentes de cambio social, poniendo en tela de juicio aquellos valores y modelos que se pretenden “sanos” pero que fomentan parámetros culturales imposibles de alcanzar.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here