África: su legado cultural como cuna de la humanidad

A lo largo de África se pueden encontrar valiosos monumentos históricos, culturales y arqueológicos. Se trata del continente donde empezó todo.

El legado cultural de África como cuna de la humanidad
Las pirámides y la esfinge de Guiza son parte de los grandes legados culturales de África. (Foto: Adobe Stock)

África tiene un fuerte legado cultural. Los primeros humanos de la historia partieron de este continente para habitar toda la Tierra y por esto es llamada la «cuna de la humanidad».

Pictografías, pirámides, ciudades, fuertes o monumentos son parte de los valiosos sitios de la historia colectiva de los humanos como especie. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Ciencia (Unesco) celebra el Día Mundial del Patrimonio Africano cada 5 de mayo.

Este continente alberga 48 sitios declarados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Estos lugares han sido testigos de la evolución de la cultura a lo largo de África.

Las pirámides de Guiza

Construidas 2.500 años antes de Cristo, estas pirámides son un símbolo del ingenio y la capacidad. Son tumbas de emperadores que demoraron décadas en levantarse. En Egipto hay más de cien, pero las más famosas son las de Keops, Kefrén y Micerino.

Estas tres obras monumentales se encuentran junto a la famosa Esfinge en el límite sureste de la ciudad de El Cairo. Están en una llanura conocida como Guiza, nombre que recibe este grupo de pirámides. La Gran Pirámide de Guiza es una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

A unos 25 kilómetros de allí se hallan las ruinas de Menfis, ciudad que por aquellos años fuera el centro económico y social del imperio egipcio. Camino a Dahshur también hay más pirámides para ver.

Asmara

La ciudad de Asmara, capital de Eritrea, es considerada Patrimonio de la Humanidad. La Unesco la ubicó en esta categoría en 2017 por ser un testimonio excepcional de urbanismo occidental del siglo XX en África.

Asmara comenzó a desarrollarse en 1890 como puesto militar del poder colonial de Italia, por lo que fue bautizada como la pequeña Roma. En 1935 comenzó su gran desarrollo, que se extendió hasta 1941. En este periodo la ciudad pasó de 1.500 habitantes a 105.000.

Sus edificios más simbólicos son su Catedral, el Cinema Imperio, África Pensión, la Casa de la Ópera, Fiat Tagliero y la Universidad.

Djenné, la ciudad de barro

Djenné se encuentra en Mali. Es una ciudad que conserva cerca de dos mil construcciones de barro, incluida su famosa mezquita. Esta urbe tiene unos 700 años de antigüedad.

En los siglos XV y XVI, Djenné fue uno de los epicentros en África para la propagación del Islam. Esta urbe fue un gran punto de comercio de oro. Se encuentra al sur del desierto del Sahara.

Zanzíbar, la ciudad de piedra

El centro de esta ciudad costera es considerado una joya por la Unesco. Además, es una de las urbes más importantes de la cultura suajili. Entre sus edificios se destacan el Palacio del Sultán, la Casa de las Maravillas y Fuerte Viejo. 

Se encuentra en Tanzania y por su ubicación tiene influencias africanas, árabes, indias y europeas. Desde su creación, Zanzíbar ha sido considerado un importante centro de comercio.

Tsodilo, la montaña de los dioses

Ubicado cerca del Delta del Okavango, el complejo de Tsodilo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la gran cantidad de pinturas rupestres que alberga. Este paraje solitario se encuentra en el desierto de Kalahari (Botsuana).

Tsodilo es considerado por los lugareños como un sitio sagrado y por esto se lo conoce como «la montaña de dioses». Este lugar alberga unas 4.500 pinturas rupestres, muestras de la espiritualidad y religiosidad de las personas que habitaron la zona durante milenios.

Algunas de estas pinturas tienen más de 24.000 años de antigüedad. Las más famosas son la Ballena, los Dos Rinocerontes y el León.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here