Insólito: un rompehielos rescata a un perro varado en el Ártico congelado

Un rompehielos ruso rescató a un perro varado en el medio del Ártico congelado. Luego del rescate, el animal pudo retornar a su hogar.

El rompehielos ruso rescató a este perro atrapado en el Ártico (Foto: captura de video).
El rompehielos ruso rescató a este perro atrapado en el hielo del Ártico. (Foto: captura de video)

En el mundo pasan cosas raras, poco frecuentes, insólitas. Y el rescate de un perro por un rompehielos en la inmensidad de océano Ártico atrae la atención por estos días en el planeta.

La tripulación de la embarcación que realizó el rescate relató que se sorprendió al detectar la figura y los ladridos del pequeño animal en medio gélido y blanco paisaje. Un dato no menor es que el animal es también blanco.

La historia de este perrito tiene un final feliz. El rompehielos detectó al animal a una distancia de 10 kilómetros de un centro poblado y la principal hipótesis es que el perrito llegó desde allí.

También puede interesarte:

Volver a casa después de 10 días

Los protagonistas de este inusual rescate fueron los tripulantes del rompehielos Alexánder Sánnikov. Este hecho tuvo lugar el pasado 28 de mayo en un desierto helado del norte de Rusia conocido como el Golfo de Ob.

Ya con el perro en la embarcación, detectaron que tenía lesiones en sus patas producidas por el frío de la superficie de hielo ártico. Debido a esto el animal recibió unos primeros cuidados en el mismo buque rompehielos.

Fue posible encontrar a los dueños del perro, luego de varias llamadas y consultas a este pueblo próximo al sitio del rescate. Así, se pudo determinar que el nombre del perro es Ayka y que se encontraba perdido desde hacía 10 días.

Rompehielos para abrirse camino en el Ártico

Los rompehielos del Ártico tienen la misión de abrir rutas marítimas viables para otras embarcaciones en el medio del hielo. Como su nombre lo indica, son barcos que se utilizan para quebrar las capas congeladas del océano.

Ayka fue rescatado y llevado junto a sus dueños que se encontraban en un pueblo a 10 kilómetros de distancia (Foto: captura de pantalla).
Ayka fue rescatado y llevado junto a sus dueños que se encontraban en un pueblo a 10 kilómetros de distancia. (Foto: captura de pantalla)

No cualquier embarcación puede considerarse un rompehielos. Para esto tiene que tener un casco reforzado para soportar la presión del hielo y no ceder. Por otro lado, es necesario que también tenga un diseño que le permita dispersar las fracciones congeladas hacia abajo para poder seguir avanzando.

Rusia tiene una de las mayores flotas de rompehielos del planeta. En ella se encuentra la embarcación más grande del mundo de este tipo. Generalmente, los rompehielos se usan como navíos de soporte y auxilio en geografías congeladas, como en el caso del perrito Ayka.

También puede interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here